CABRAMA cabras pastores Málaga Casabermeja
CABRAMA cabras pastores Málaga Casabermeja CABRAMA

Desde Cabrama apoyan a los ganaderos, a sus instalaciones y su formación, desarrollan la mejora genética de la cabra malagueña, promocionan la creación de queserías artesanales y, además, hace cinco años 30 de los 80 ganaderos que conforman la asociación crearon una cooperativa desde la que se comercializan los productos cárnicos.

"Pienso que tenemos que crecer mucho más aquí", ha incidido Micheo, apostillando que uno de sus objetivos es "que Málaga interiorice la cabra malagueña como uno de sus potenciales y como algo propio". Así, ha señalado que "si después somos capaces de exportar, pues mejor, pero lo primero y mi obsesión es que se conozca en Málaga".

Ha asegurado que la facturación ha ido progresando cada año". Mientras que el primer año obtuvieron 40.000 euros, este pasado año, ha asegurado Micheo, "hemos estado cerca de los 400.000 euros". Así, el 95 por ciento de dicha facturación se desglosa de las ventas de Málaga, sobre todo, en la restauración, aunque también "vendemos a algunos puestos en mercados municipales y algunas carnicerías".

Los productos comercializados son el chivo lechal y embutidos como el salchichón, el chorizo y el paté de chivo, pues los quesos, que es lo que "fundamentalmente se hace con la leche de cabra malagueña",

la comercializan los propios ganaderos, ha señalado el secretario ejecutivo de Cabrama.

El chivo lechal, que forma parte de la marca promocional de la Diputación, Sabor a Málaga, "en general, solía transportarse vivo a Cataluña y la zona de Levante, que es donde más se consume", pero "empezamos a decir que había que comercializarlo aquí y creamos una marca de calidad: el chivo lechal malagueño". Así, "hemos ido incrementando las ventas poco a poco "gracias a nuestro trabajo y a Sabor a Málaga.

En cuanto a la inversión, "todo lo que hemos hecho se ha hecho con ayuda pública", ha apuntado Micheo, insistiendo en que "ha habido años que hemos logrado tener 14 o 15 proyectos activos y un millón de euros de presupuesto", pero "llevamos unos tres o cuatro años fatídicos", pues de dicho presupuesto "hemos pasado a no llegar ni a los 500.000 euros", con el consecuente recorte de plantilla que eso supone, "hemos llegado a ser 14, pero ahora somos seis". Por ello, ha reivindicado la necesidad de tener "más apoyo e inversión".

DEMANDA INTERNACIONAL

Por otra parte, "hay países que no producen leche de cabra o producen muy poca, y que están empezando a organizar su producción". En este sentido, "cuando un país decide que quiere fomentar su sector caprino busca cómo mejorar la productividad y la genética de sus animales" y "nuestras razas tienen fama en el mundo ganadero internacional". Por ello, "empieza a haber cierta demanda, aunque todavía es una demanda emergente".

"Mover animales vivos es complicado por motivos sanitarios", ha subrayado Micheo, al tiempo que ha explicado que "se está empezando a movilizar, pero las cifras son relativamente pequeñas para el potencial que hay". En 2017, unas 500 cabras malagueñas fueron enviadas a Cerdeña (Italia), y otras 300 a Portugal. En Marruecos, por cercanía y similitud en las condiciones climatológicas, ha explicado el secretario ejecutivo de Cabrama, "se está haciendo con cierta regularidad también".

Existen dos opciones alternativas a la exportación de los animales vivos. La más rápida consiste en transportar embriones congelados. "Esa tecnología es cara, complicada y no la tenemos puesta a punto, aunque es uno de los proyectos que deberíamos desarrollar a medio plazo". La segunda opción se trata del traslado de semen. "Para ello tenemos un centro de sementales, donde se congela el material genético en nitrógeno líquido".

Este procedimiento, "que es más fácil de mandar que los animales vivos, aunque también tienen sus condiciones sanitarias específicas", se basa en un "cruce por absorción, ya que la raza externa absorbe a la local", pues sobre una base de animales "muy mala" se implanta la malagueña. "Aproximadamente tardas cinco generaciones en tener animales puros, eso son unos ocho o diez años, porque cada generación puedes tardar en generarla alrededor de un año y medio".

La demanda de este proceso "se está incrementando en los países del este, fundamentalmente en Rusia", ha afirmado. El pasado mes de octubre, "dos veterinarias del Ministerio de Agricultura ruso estuvieron con nosotros aprendiendo", ha dicho, apuntando que "lo que quieren es que llevemos la genética y enseñemos a inseminar allí".

En este sentido, "también hay una posibilidad seria en Francia", donde hay "mucha producción de leche de cabra, pero las nuestras, aunque producen un poco menos que las francesas, la calidad es mayor porque tiene más proteína". Esta característica es "importante" porque la leche de cabra "se utiliza casi siempre para hacer queso" y "cuanta más proteína tiene, más queso sale".

Por ello, "hay muchas empresas francesas que compran la leche" en Málaga. "Hace un par de meses nos han pedido un lote de 150 cabras para mitad de año para ver cómo se comportan allí y ver si producen tanta proteína", ha manifestado.

Otra de las condiciones que caracterizan a la cabra malagueña es que "es muy rústica, es decir, que se adapta a condiciones ambientales difíciles y aún así es capaz de producir". Esto se debe a que está acostumbrada a que "Málaga es una zona seca, con poca hierba, mucho arbusto y escasas lluvias".

MÁLAGA, PRINCIPAL PRODUCTORA DE EUROPA

Por otro lado, Micheo ha insistido en que han recibido visitas desde Colombia, Costa Rica, México, República Dominicana, Bolivia o China. "Málaga es la principal productora de leche de cabra de Europa. Ni en Francia, que es la zona donde más leche se produce, se produce tanta como aquí", ha recalcado el secretario ejecutivo de Cabrama, insistiendo en que "siendo tan conocidos en el mundo ganadero internacional, ¿cómo puede ser que los malagueños no la conozcan? Tenemos una raza con nombre propio", ha destacado.

En este sentido, Micheo ha establecido como uno de los retos que se propone para este año "poner en valor la cabra malagueña en la provincia". Aunque ha reconocido haber "dado un paso importante en la consolidación de la imagen social y en que la gente nos conozca" con actividades como "ser pastor por un día" que promueve Cabrama los últimos domingos de cada mes.

Además, "me gustaría que viéramos algún mercado de exportación genética o de animales vivos estable, aunque sea esporádico, pero con continuidad". Lo que puede "estar más cerca es Marruecos", ha asegurado, pues "tiene mucha demanda de nuestras cabras y, además, pueden tener un papel importante en el desarrollo de la ganadería marroquí". Asimismo, "un gran reto a marcar en la genética" sería "realizar algo con regularidad con países como México, Venezuela o Rusia", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Málaga.