Un niño delante del televisor
Un niño delante del televisor PIXABAY

Pese a este incremento, Cantabria presente la segunda tasa de menores atendidos más baja de España, solo superior a la de Aragón (233,4) y casi la mitad que se da a nivel nacional (526,4), según el último Boletín de datos estadísticos de medidas de protección a la infancia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, elaborado en 2017 con datos de 2016.

De los 248 menores, 115 están bajo tutela del Estado, lo que la convierte a Cantabria en la comunidad autónoma con menor tasa de menores en esta situación; 110 en régimen de guarda y otros 30 en distinta situación.

75 son guardas voluntarias, esto es a peticiones de los padres o tutores del menor que han justificado no poder atenderle y 28 son de carácter temporal por situación de urgencia. Ninguna de las guardas es por orden judicial.

Según este informe, consultado por Europa Press, en Cantabria se adoptaron 292 medidas de protección contra menores, 162 de ellas consistentes en acogimientos en centros residenciales y 130 en familias.

En los centros de menores, a lo largo de 2016 se produjeron 159 ingresos y 120 bajas. De estas últimas, 67 estuvieron motivadas por la reintegración del menor en su familia; 12 porque éstos pasaron a ser acogidos por una familia y 21 porque alcanzaron la mayoría de edad. El resto fue por otros motivos.

Según el informe, Cantabria contaba, a finales de 2016, con 256 plazas en centros de menores, lo que hace una tasa de poco más de 3 por cada 100.000 menores, la tercera más baja de entre las comunidades autónomas, solo superior a la de La Rioja (1,2) y Navarra (1,9).

De los 162 acogimientos en centros residenciales, 92 afectaron a varones y 70 féminas. Seis de ellos tenían algún tipo de discapacidad.

De estos acogimientos, 131 eran de españoles y 31 extranjeros. Por edad, 108 afectaron a menores de entre 15 y 17 años (108); 47 a aquellos que tenían entre 11 y 14; 5, contaban entre 7 y 10 años, y dos a niños de menos de 3 años.

ACOGIMIENTOS FAMILIARES

Por otro lado, de los 130 menores beneficiados de los acogimientos en familias, 75 eran chicas y 55 chicos. 8 eran personas con discapacidad.

De ellos, 117 eran españoles y 13 extranjeros. 33 de ellos tenían menos de 3 años; otra treintena eran de entre 4 y 6; 18 pertenecían al grupo de edad de 7 a 10; 31 tenían entre 11 y 14 años y el resto eran de entre 15 y 17 años.

Del total de menores afectados por medidas de acogimiento familiar, 71 pasaron a vivir con algún familiar y 59 en familias ajenas.

ADOPCIONES

Además, en 2016, se produjeron un total de 17 adopciones, 12 de ellas de niños españoles -7 de niñas y 5 de niños- y 5 de carácter internacional, tres de ellas de menores procedentes de Asia, uno de África y otro de un país de Europa.

En Cantabria, ese año se emitieron 19 certificados de idoneidad para adopciones nacionales, todos ellos positivos, y 14 para internacionales, también todos favorables.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.