En una nota, el AMPA ha concretado señalando que el número de alumnos ha pasado de 553 en el curso 2013-2014 a 738 en el curso 2017-2018, mientras que para el curso 2018-2019 se prevé la instalación de 'caracolas' en el centro para poder albergar 20 unidades de ESO y garantizar la escolarización de más de 800 alumnos.

En los últimos años el incremento progresivo del alumnado en el centro ha hecho que espacios que estaban destinados a otros usos docentes, como laboratorios, aula de audiovisuales, departamentos, etcétera, sean reconvertidos en aulas, según la denuncia pública de los padres.

La situación, "que se ha agravado año tras año sin que la Junta tome medidas", ha llegado a tal punto que en el curso 2018-2019 habrá que instalar aulas prefabricadas en el centro para albergar al alumnado hasta que

sea posible la construcción de un aulario, "siendo este proyecto claramente insuficiente, ya que no solucionará el déficit de espacios necesarios ni para la situación actual ni en años venideros, en los que el número de alumnos seguirá aumentando".

Ante esta situación y el anuncio de la Junta de Andalucía de una inversión de en torno a 1,2 millones de euros en las infraestructuras educativas del municipio, la asociación ha instado al Gobierno andaluz, a través de su Delegación Territorial de Educación, a explicar a la comunidad educativa el criterio que se ha seguido para el reparto de fondos entre los centros educativos del municipio, en qué se van a invertir dichos fondos y el plazo de finalización de las inversiones previstas.

Consulta aquí más noticias de Huelva.