Un autobús de Tussam
Un autobús de Tussam EUROPA PRESS/ARCHIVO

En un comunicado, la empresa pública de transporte ha indicado que "la línea no es de las afectadas por la limitación impuesta en su momento la Inspección de Trabajo en el Polígono Sur", y ha informado de que otras líneas sufrieron este tipo de incidentes vandálicos el viernes en distintas partes de la ciudad de Sevilla.

Al respecto, Tussam ha indicado que confía en que "dé sus frutos la actuación del Cuerpo Nacional de Policía Nacional y se termine de manera eficaz con estos episodios sumando el esfuerzo realizado por la Policía Local".

De hecho, la Dirección de Tussam ya ha solicitado a la Subdelegación del Gobierno y a la Policía Autonómica que tomen "medidas urgentes" ante los incidentes que están ocurriendo en determinadas zonas de la ciudad con diversas líneas de autobuses, "con el consiguiente riesgo para los conductores y usuarios", según ha recogido en un comunicado el Ayuntamiento de Sevilla. En un escrito remitido a ambas instituciones, se especifica que si bien estos apedreamientos se registraban inicialmente en tres calles del Polígono Sur, se han extendido a otras barriadas.

"Los hechos son denunciados ante la Policía Nacional cada vez que se producen, de ahí que confiamos en que den pronto sus frutos nuestras peticiones en este sentido y la labor de la Policía Nacional sumando el esfuerzo realizado por la propia Policía Local", según ha apostillado el delegado municipal de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores y vicepresidente de Tussam, Juan Carlos Cabrera.

De esta manera, se les ha informado sobre los apedreamientos, así como de otros sucesos que también originan la activación del protocolo de seguridad establecido al efecto por parte de la empresa pública municipal. "Desde la dirección de Tussam se trabaja en todo momento para evitar el riesgo y que la seguridad de conductores y usuarios retorne a la normalidad, así como para prestar el servicio de transporte con garantías", ha abundado Juan Carlos Cabrera. La empresa, asimismo, "pondrá los medios necesarios para prestar apoyo a los trabajadores que hayan sufrido los apedreamientos".

EL SUCESO

El suceso de este pasado viernes ocurrió en torno a las 19,50 horas, cuando el autobús alteró su recorrido al registrarse un episodio de apedreamiento en la avenida de las Letanías, de acuerdo con el protocolo de seguridad para estos casos y tras aviso a la Policía Local y Policía Nacional. Entonces, el usuario cogió el extintor y golpeó las ventanas interiores y la mampara delantera, que provocó heridas en las manos al conductor, según detallan desde el Ayuntamiento.

A pesar de que desde el Cecop se avisó al 061, el conductor rechazó su traslado a un centro sanitario. El vehículo fue retirado por Tussam, cuyos inspectores atendieron al conductor. Mientras, el Cuerpo Nacional de Policía se hizo cargo de las diligencias.

Por su parte, la empresa Tussam iniciará "acciones legales" contra el agresor, "quien puso en peligro la integridad del conductor y de los usuarios del autobús, sin olvidar tampoco los daños materiales ocasionados al vehículo", según ha comentado Juan Carlos Cabrera.

La zona de este suceso no se incluye entre las afectadas por la orden de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Ministerio de Empleo y Seguridad Social del Gobierno central sobre seguridad laboral en prevención de apedreamientos de autobuses en el Polígono Sur, en las que se trabaja para poder normalizar la situación y en las que el servicio público recupere la normalidad.

El Grupo Operativo de Seguridad de Polígono Sur, en el que participan la Policía Nacional, Policía Local y Unidad Adscrita, así como la Oficina de la Comisionada para el Polígono Sur, diseñó en octubre medidas coordinadas encaminadas a garantizar la seguridad de conductores y usuarios de Tussam, que se reforzaron en diciembre.

En concreto, Tussam ha instalado un botón de emergencia en el interior de los autobuses para que, en el caso de una urgencia por parte del conductor, este pueda presionarlo y activar así el micrófono ambiente y la comunicación con el Cecop. Además, se han tomado otras medidas como dotar de protecciones a las ventanas para evitar que entren objetos en el autobús.

LAS MEDIDAS

En ese sentido, el Ayuntamiento ha señalado que existe un protocolo de actuación por el que si un autobús es objeto de apedreamiento, el conductor avisa al Centro de Control de Tussam, que procede a desviar la línea y avisar al Cecop y a la Policía. Una vez que haya presencia policial, la línea recupera su itinerario habitual.

Asimismo, la comisionada para el Polígono Sur, María del Mar González, la dirección de la empresa pública, representantes de sus empleados y las policías local y autonómica acordaron una estrategia de trabajo para poder mantener sin desvíos el recorrido de las líneas de Tussam (31 y 32) que atraviesan el Polígono Sur y garantizar la movilidad de un vecindario de unas 40.000 personas, manteniendo y reforzando las medidas de seguridad tanto de usuarios como de trabajadores en coordinación con el Cuerpo Nacional de Policía, que tiene las competencias en materia de seguridad.

A principios de octubre pasado se acordaron medidas de refuerzo de la seguridad. Esta situación ya había sido trasladada al Grupo Operativo de Seguridad de Polígono Sur, en el que participan la Policía Nacional, Policía Local y Autonómica, y que había diseñado una serie de medidas coordinadas y encaminadas a garantizar la seguridad de conductores y usuarios. Asimismo, se habían consensuado, estrategias conjuntas para mejorar la eficacia de las investigaciones sobre incidentes que se produzcan y la localización de sus autores, en aras de la completa normalización del servicio de autobuses.

Por su parte, Tussam cuenta con una comisión de prevención de riesgos laborales donde se analiza, aparte de una amplitud de temas, cualquier acción encaminada a mejorar la seguridad de los trabajadores y de los clientes.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.