Coche de la Policía Nacional
Coche de la Policía Nacional ARCHIVO

La investigación arrancó a raíz de una supuesta denuncia por un robo violento. El hombre alegaba haber sido apuñalado en repetidas ocasiones con unas tijeras y afirmaba que su agresor le sustrajo el teléfono móvil, documentación y 900 euros que acaba de sacar de un cajero automático.

El grupo de Delitos Violentos de la Policía Judicial de Alicante comprobó que la versión aportada por la presunta víctima no encajaba con lo relatado en su denuncia, por lo que los agentes decidieron citarse con el hombre.

Los investigadores se reunieron con el supuesto agredido y él mismo acabó confesando que todo había sido una invención suya. En realidad, según relató, fue él quien se autolesionó con unas tijeras para no tener dar explicaciones sobre el paradero del dinero.

La Policía baraja entre las diferentes hipótesis que la falsa víctima podría haber simulado su agresión para cobrar una indemnización por parte del seguro, si bien la detención se llevó a cabo por una simulación de delito.

Consulta aquí más noticias de Alicante.