Homenaje a Gregorio Ordóñez en el 23 aniversario de su asesinato por ETA.
Homenaje a Gregorio Ordóñez en el 23 aniversario de su asesinato por ETA. EUROPA PRESS

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha ratificado que el Gobierno central del PP "seguirá trabajando hasta la derrota total y absoluta de ETA" y para que "todo el relato" sobre lo acontecido con la violencia de la banda terrorista "gire en torno a lo que es la memoria, la justicia y la verdad que exigen las víctimas del terrorismo".

En declaraciones a los medios de comunicación en el cementerio de Polloe de San Sebastián, tras participar en el responso con motivo del 23 aniversario del asesinato del edil del PP en el Ayuntamiento donostiarra Gregorio Ordóñez, Zoido ha ratificado que el Ejecutivo central "seguirá trabajando hasta la derrota total y absoluta de ETA".

En el acto, el ministro ha estado acompañado del delegado del Gobierno central en Euskadi, Javier de Andrés, del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, y de sus homólogos de Gipuzkoa y Bizkaia, Borja Sémper y Raquel González, entre otros.

El ministro ha afirmado que el Gobierno central del PP también seguirá trabajando para que la "derrota del terrorismo conlleve al mismo tiempo también que todo el relato gire en torno a lo que es la memoria, la justicia y la verdad que exigen las víctimas del terrorismo", las cuales tienen el derecho a que se les respete y defendamos que jamás puedan ser humilladas".

A ello, ha añadido que las víctimas del terrorismo de ETA "sin duda van a formar parte del centro del relato para que nunca nadie pueda equivocarse a lo largo de los próximos años, que hubo víctimas, que hay víctimas y que hay todavía verdugos de la banda terrorista ETA".

"Es algo que no debe equivocarse y por eso estamos todos unidos hoy, desde el PP y el Gobierno de España, para seguir reivindicando que seguiremos trabajando hasta la derrota total y absoluta de ETA, hasta que se esclarezcan todos los crímenes pendientes de resolver de la banda terrorista y que consigamos que hasta el último de los etarras pida perdón y se arrepienta también al mismo tiempo de lo que hicieron y reconozcan que no tuvo razón de ser aquella violencia, aquella constante terrorista que tanto dolor y tanta sangre derramó en España", ha afirmado.

Asimismo, ha mostrado su confianza en que seamos capaces de "vivir en paz" pero, como consecuencia, de que "la Ley y el Estado de derecho se ha impuesto a las víctimas del terrorismo".

Por su parte, la hermana de Gregorio Ordóñez y presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha denunciado que "los objetivos de ETA y sus voceros eran y siguen siendo los mismos: el sometimiento de la sociedad a un proyecto nacionalista radical, totalitario y excluyente". "Lo defendían antes con las armas, la extorsión y la amenaza", ha recordado, para añadir que, ahora, "lo defienden desde las instituciones".

Tras confesar que no espera "nada ni de los asesinos, ni de sus antiguos jaleadores, esos que antes y ahora ejercen públicamente de justificadores del terror", la presidenta de Covite ha apuntado que sí espera algo "de quienes tienen la responsabilidad de defender el Estado de Derecho".

En este contexto, ha denunciado que hace unos años, "cuando ETA estaba operativamente acabada, el Estado se plegó" y "se legalizó a su brazo político y, en lugar de aprovechar ese momento de debilidad para exigirles la condena al terrorismo pasado y futuro, hicieron la vista gorda".

"Ahora nos hablan de la organización terrorista como si fuera casi un fantasma", ha afirmado, y ha denunciado que "se quiere ceder otra vez ante los terroristas" y, por ello, "se les ha permitido que escenifiquen el teatro del desarme, incluyendo la destrucción de armas que España se ha negado a investigar".

También "se les está permitiendo que den pábulo al anunciado espectáculo de la disolución" y que "sus mediadores, con el inestimable apoyo del Gobierno vasco, lancen globos sonda sobre supuestas negociaciones acerca de los presos en Francia que son rotundamente falsos".

"Y pese a ello, nos siguen martilleando con el mantra de la derrota de ETA", ha subrayado, para decir que "ya está bien", porque "nunca una victoria vendida como tan rotunda ha resultado tan poco visible y, si me apuran, tan amarga". "Nunca unos terroristas derrotados han tenido tanto margen de maniobra por la permisividad de un Estado cuyo único deber es aplicarles la ley", ha incidido.

Ordóñez ha señalado que "si ETA está derrotada", quienes defienden el Estado de Derecho, y en particular el Gobierno central, tiene que "desarticularla de una vez por todas" y no pedir que "se disuelva".

"A un ladrón no se le pide que deje de robar, sino que se le detiene. A un yihadista no se le pide que deje de atentar, sino que se le detiene", ha recordado y así ha deseado que ocurra lo mismo "con los miembros de la organización terrorista que más sangre ha vertido en este país".

LÍNEAS ROJAS

De este modo, ha exigido a quienes "defienden el Estado de Derecho" que "no traspasen esas líneas rojas que se marcaron algunos políticos honestos" como Gregorio Ordóñez, ya que "hay cosas con las que no se negocia": "No consientan que las líneas rojas de los etarras, ni arrepentimiento, ni delación, se impongan a las líneas rojas del Estado de Derecho".

Asimismo, ha destacado que "cuando hay principios en juego", como en lo que "atañe a ETA y a sus presos", ceder "no es una opción" y por ello ha exigido a "quienes defienden el Estado de Derecho que no transfieran los derechos de las víctimas a los nacionalistas".

CRITICAS PNV

Ordóñez ha acusado a los nacionalistas de ser "expertos en el doble rasero, en las lecturas interesadas de la realidad, en la explotación del sufrimiento como arma para igualar a víctimas de fenómenos que nada tienen que ver entre sí".

En este contexto, ha censurado que "el nacionalismo es tan camaleónico que puede llevarse años sin reclamar la competencia de prisiones para no ser los carceleros de ETA y ahora, puede exigirla como un derecho histórico para facilitar lo posible la salida de los etarras de prisión".

Además, ha advertido de que "la propaganda nacionalista puede frenarse con un arma, la verdad" y ha instado a utilizarla, porque "nos dice que la distancia que separa a los presos de ETA de sus casas está en su mano". "A los defensores del Estado de Derecho, incluidos los que estáis hoy aquí, os pido que no os dejéis llevar por tratos que los ciudadanos íntegros os harán pagar caro", ha afirmado.

En el homenaje a Ordóñez han estado también presentes, entre otros, el alcalde donostiarra, Eneko Goia, la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejería, la de las Juntas de Gipuzkoa, Eider Mendoza, el portavoz del PP en el Parlamento guipuzcoano, Juan Carlos Cano, la portavoz popular en el Consistorio donostiarra, Miren Albistur, la exdirigente del PP María San Gil, el subdelegado del Gobierno central en Gipuzkoa, José Luis Herrador, y el abogado Rubén Múgica, hijo del dirigente socialista asesinado por ETA Fernando Múgica.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.