La ola de incendios de mediados del mes de octubre de 2017 puso en alerta a instituciones y entidades sociales por el daño en la masa forestal gallega y las consecuencias para las familias y sus casas, pero ha destapado otra situación que en el municipio de As Neves (Pontevedra), que se considera 'zona cero' de los fuegos de aquel fin de semana, ha cuantificado y calibrado: un "problema ambiental y social inesperado" derivado de las cubiertas y tejados de uralita de las construcciones calcinadas que al menos supone un coste de 150.000 euros.

El Ayuntamiento de As Neves, que dirige Xosé Manuel Rodríguez Méndez (BNG), ha identificado este "problema", que surge de la expansión territorial de la uralita, un material de uso muy común no solo en este municipio, sino en las cubiertas de tejados de viviendas, galpones, gallineros y otro tipo de construcciones en las aldeas de toda la geografía gallega.

Esta problemática "ambiental y social inesperada" fue traslada con estas mismas palabras por parte del regidor de As Neves a través de una carta a la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, departamento con el que tiene una reunión pendiente. Sobre el coste que supondría la retirada de este material que es dañino para la salud por las emisiones de amianto, el Ayuntamiento cuenta con una estimación: al menos 150.000 euros.

En esa misma carta que ha enviado a la consellería, y a la que ha tenido acceso Europa Press, el regidor de esta localidad del sur de Pontevedra recuerda que se contabilizaron más de 5.000 hectáreas ardidas, si bien el "efecto más devastador se deriva del impacto socioeconómico producido por los daños en 27 industrias y negocios diversos", lo que ha causado la pérdida de "decenas de puestos de trabajo directos y con una grave repercusión económica en el municipio".

El Ayuntamiento también tiene contabilizados los daños. A 23 de noviembre de 2017, había 1.276 familias afectadas por incidencias diversas, entre las que se encuentran daños en 152 viviendas -36 totalmente calcinadas, cinco de ellas viviendas habituales de familias que fueron reacogidas-; pérdidas de material y maquinaria en 114 casos y daños en 682 viñedos o más de 800 propiedades forestales.

60 PUNTOS IDENTIFICADOS

Pero una de las consecuencias "inesperadas" que aparecieron son los "daños en cubiertas y tejados de uralita", una "preocupación" del ayuntamiento, que ha pedido a los vecinos que no manipulen este material "altamente contaminante por su contenido en amianto".

Más de tres meses después de los incendios de octubre, el Ayuntamiento sigue esperando, dice, la ayuda de la Xunta para "afrontar" esta problemática, a la que entiende que hay que dar "un tratamiento excepcional, buscando una gestión colectiva como problema ambiental y buscando evitar la repercusión de los costes a unos particulares ya ahogados por las pérdidas y los efectos emocionales de lo vivido".

Hay identificados 60 puntos -de unas 200 edificaciones, algunas anexas a viviendas- con restos de construcciones de uralita calcinada, al respecto de lo que el Ayuntamiento de As Neves estima la necesidad de un presupuesto de unos 150.000 euros. Este cálculo se desprende de un estudio realizado sobre ocho puntos visitados por una empresa especializada después de contactar con el Instituto de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia (ISSGA) y los técnicos responsables de la autorización del tratamiento de este tipo de residuos.

El regidor de As Neves se reunió en Santiago de Compostela el pasado viernes 19 con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y con el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, a los que les expuso las necesidades de este ayuntamiento, según ha confirmado a Europa Press Xosé Manuel Rodríguez. Les pidió colaboración expresa del departamento que dirige Beatriz Mato para el tratamiento de este material, ya que el Ayuntamiento no puede hacer frente a este presupuesto, además de apoyo a otros departamentos autonómicos.

También tiene peticiones de colaboración dirigidas a la Consellería de Medio Rural, con medidas que permitan hacer "efectivas" las franjas de protección en las viviendas, y para la Consellería de Infraestruturas, ya que el Ayuntamiento tiene que hacer frente a 260.000 euros de arreglos en viales destrozados por los fuegos y solicita un convenio con este departamento para hacer frente a la financiación que precisa.

MEDIDAS AL PLENO

Con todo, el gobierno local también tiene previsto llevar medidas al pleno del Ayuntamiento, que se convocará para principios del mes de febrero, con el objetivo de eliminar tasas municipales a las familias afectadas por los incendios forestales.

En declaraciones a Europa Press, Xosé Manuel Rodríguez, que confía en contar con el apoyo de toda la corporación -donde gobierna en coalición con los dos ediles del PSOE frente a los cinco del PP en la oposición-, ha avanzado que propondrá la exención hasta el límite máximo legal del impuesto de construcción, tanto para rehabilitación como para construcción nueva, a aquellas familias que perdieron total o parcialmente sus viviendas. También se retirará la tasa de obra.

Además, y tras ponerse en contacto con el catastro, está previsto eximir de pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a esas mismas familias que perdieron sus propiedades en los incendios forestales este año 2018, recibo que se pasa en el tercer trimestre del año.

Sobre el impacto que tendrá en las cuentas municipales, el regidor ha explicado que no lo tienen "cuantificado" en este momento, pero reconoce que tendrá "una repercusión económica importante". "Aunque creemos que esta circunstancia no puede ser un obstáculo", ha defendido y sentenciado: "Un vecino no puede estar pagando un impuesto por algo que no tiene".

El alcalde de As Neves, que este pasado viernes también se ha reunido con la Consellería de Medio Rural, ha pedido a la Xunta que "se sume a la necesidad" de implementar medidas que ayuden a salir adelante a este municipio. "Que asuma que es necesaria una intervención directa, que no miren para otro lado", ha reclamado.

"A pesar de que el presidente nos recibe como primer ayuntamiento después de los grandes incendios", ha dicho Rodríguez, la "sensación" es que "no se ofrecen actuaciones". "Queremos que nos acompañen", ha reclamado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.