En su escrito de calificación provisional, el fiscal solicitá para M.R.G.M. una pena de tres años y medio de prisión y, en concepto de responsabilidad civil, el pago de indemnizaciones en favor de la víctima por importe de 21.850 euros por los días de curación y las secuelas, así como el pago de la factura de 182 euros de Sacyl.

El banquillo estará igualmente ocupado por un segundo acusado, C.A.L, para el que la acusación pública pide una multa de 450 euros por una falta leve de malos tratos.

El juicio tenía que haberse celebrado el pasado día 18 de diciembre, si bien hubo entonces de suspenderse a consecuencia de la indisposición de una de las abogadas de la defensa.

Los hechos se produjeron a las 4.15 horas del 19 de noviembre de 2016 en un bar situado en la calle Quebrada de Valladolid, en La Rondilla, donde el acusado, M.R.G.M, se acercó a la víctima, J.F.G.H. y, por motivos desconocidos, le propinó, presuntamente, un puñetazo en la cara.

A continuación, un segundo acusado, C.A.L, se acercó al agredido y tras ser empujado en dos ocasiones por éste golpeó también a la víctima, según el relato de los hechos manejado por la acusación pública.

Posteriormente, M.R.G.M. rompió un botellín de cerveza e hizo varios cortes a la víctima, a quien provocó heridas en la cara, cuello y oreja que precisaron cura y cirugía maxilofacial, profilaxis antibiótica, antiinflamatorios y analgésicos.

Las lesiones, que tardaron en curar 30 días, tuvieron como secuelas parálisis del nervio facial, ausencia de arrugas frontales en lado izquierdo, imposibilidad de elevar la ceja izquierda (parálisis de rama frontal del nervio facial) y múltiples cicatrices faciales lineales de hasta siete centímetros.

La víctima fue atendida de sus heridas en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid. Los servicios sanitarios que recibió el agredido supusieron una factura de 182,08 euros.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.