Campamento, en el término municipal de San Roque.

Como consecuencia de los golpes, la pantalla táctil del cajero quedó inutilizada, dejando el surtidor inutilizable, según ha detallado este sábado la Benemérita en una nota de prensa.

La Guardia Civil comenzó a realizar gestiones para esclarecer este suceso después de que el propietario de la estación de servicios presentara una denuncia, y las primeras investigaciones, unidas a los datos aportados por los testigos de los hechos, permitieron identificar al supuesto autor del delito, un vecino de San Roque con "amplios antecedentes policiales".

Tras el peritaje practicado por la empresa, los daños causados han alcanzado más de 7.000 euros. Además, de los hechos se han instruido las correspondientes diligencias, que, en unión del detenido, han sido puestas a disposición de la autoridad judicial.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.