Dan Brandon
Dan Brandon, con una pitón. YOUTUBE

Dan Brandon era un joven británico de 31 años que era un verdadero amante de los animales exóticos. En su casa criaba 10 serpientes y 12 tarántulas. Pero este verano fue hallado muerto en su habitación de Church Crookham por su madre. Ahora, la investigación sobre su muerte revela que murió asfixiado por por una de sus serpientes, una pitón de casi 2,5 metros, informa The Guardian.

La madre de la víctima encontró a su hijo tumbado en el suelo, boca abajo, y a la serpiente 'Tiny' fuera de su vivero. La mujer alertó a la policía de que su vástago era especialmente cuidadoso con este ejemplar, por su tamaño y fuerza: "Tenía más cautela con ella porque era más fuerte e impredecible".

La autopsia encontró signos de asfixia, como derrames en los ojos, una costilla rota o un peso anormal en los pulmones. La presencia de la serpiente fuera de su habitáculo y esos síntomas han llevado a la policía de Hampshire a determinar que fue 'Tiny' la que acabó con la vida de Dan Brandon.

El forense Adnan al-Badri, encargado del caso, cree que la serpiente se encontraba alrededor de Brandon cuando de manera fortuita ella lo derribó de alguna manera y, posteriormente, lo asfixió de manera no intencionada. Es la hipótesis que apoya el experto John Cooper, consultado por The Guardian, que dice que un herpetólogo experimentado como Dan Brandon habría sabido liberarse del 'abrazo' de una pitón.