Este homenaje a título póstumo quiere representar un reconocimiento a la labor y desempeño del alcalde, que tomó el bastón de mando el 26 de septiembre de 1963 y mantuvo su cargo como primer edil hasta el 1 de agosto de 1974. Durante su mandato se reinició la Feria de Bormujos, se desarrollaron sucesivas fases de ampliación del Colegio Público "Padre Manjón", se realizó el primer asfaltado de varias calles de la localidad y se efectuó la instalación del alumbrado público.

En este recuerdo a su memoria se considera además que Juan Gordillo Romero fue un hombre "comprometido con todos sus vecinos, siendo reconocido hermano de la Hermandad de Nuestra Señora del Rosario en la que desempeñó labores en su Junta de Gobierno, así como de Cáritas Diocesana y socio de la Peña Bética de Bormujos".

La propuesta recuerda que "fue durante toda su vida un hombre bueno y honesto, que ejerció su cargo de manera altruista y vocacionalmente y que dio ejemplo y siempre se sintió orgulloso de su condición de bormujero". El pleno dio luz verde por unanimidad a este reconocimiento, que será puesto en conocimiento de su familia, y que incluirá su nombre en un espacio público del municipio.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.