En este sentido, ha aclarado al concejal Carlos Caramés, para quien la decisión del equipo de gobierno "avala" la gestión del PP, que "no es lo mismo" defender los intereses de los vecinos, tal y como están intentando hacer socialistas y regionalistas al rechazar la reclamación de 69 millones de euros realizada

por la empresa que construyó las viviendas ilegales del Alto del Cuco, que ratificar la gestión popular que originó éste y otros muchos desmanes urbanísticos.

En nota de prensa, Samperio ha señalado que el Ayuntamiento de Piélagos "debe defenderse" y evitar asumir la responsabilidad patrimonial, que le reclama la citada empresa, y ha asegurado que si el Consistorio asumiera dicha responsabilidad "no tendría con qué hacerle frente", de ahí "la conveniencia de esperar y que sean los tribunales de justicia los que determinen si existe o no responsabilidad y, en caso afirmativo, cuantifiquen la misma".

La alcaldesa ha recordado al PP que el Ayuntamiento de Piélagos es "el único" que ha sido condenado por el Tribunal Supremo al derribo de las viviendas ilegales del Alto del Cuco y a la regeneración ambiental de la zona, lo que ha supuesto un coste para las arcas públicas, así como para todos y cada uno de los vecinos, de casi 4 millones de euros, que adelantó "in extremis" el actual Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE).

De hecho, ha lamentado que los sucesivos equipos de gobierno del PP en Piélagos "no fueran capaces" de firmar acuerdos de colaboración con el Ejecutivo regional para hacer frente a las sentencias de derribo, al igual que tenían otros municipios afectados por este problema.

Y tampoco de crear un fondo de contingencia, tal y como habían venido solicitando "durante años" PSOE y PRC, hasta el 2005, prácticamente 20 años después de la llegada de primera sentencia al Consistorio. "Debían de pensar que el Ayuntamiento de Piélagos nunca iba a tener que cumplir con la Justicia", ha ironizado la regidora.

Samperio ha recordado que el actual equipo de gobierno, como no puede ser de otra manera, está trabajando por los intereses del municipio e intentando minimizar los perjuicios a los vecinos de la "desastrosa" política urbanística del PP, por la que "incluso llegó a ser inhabilitado un alcalde de esta formación".

La alcaldesa también ha lamentado la "falta de humildad" de Caramés a quien ha explicado que, en política, "la prudencia siempre es muy necesaria", y más aún "cuando lo que está en juego no sólo es la viabilidad económica del Ayuntamiento sino el futuro del municipio y de los vecinos".

Asimismo, ha hecho hincapié en que fueron los concejales del PP los únicos que, en el año 2004, respaldaron con sus votos el Plan Parcial, que originó el "desastre" urbanístico del Alto del Cuco, "el más grave de cuantos han tenido lugar en el municipio".

En la misma línea, ha incidido en que el Gobierno de Cantabria requirió hasta en tres ocasiones al Ayuntamiento de Piélagos -gobernado por el PP- que paralizara y anulara el citado plan parcial, requerimientos a los que los populares "hicieron caso omiso", por lo que el Ejecutivo "tuvo que actuar y acudir a la Justicia, con las consecuencias que hoy, tristemente, todos conocemos".

"Frente a la desidia y la dejadez manifiesta de los populares, artífices de los desmanes urbanísticos de Piélagos, PSOE y PRC estamos actuando con diligencia y responsabilidad", ha aseverado la regidora.

En su opinión, un buen ejemplo es la firma de los convenios de colaboración con el Gobierno de Cantabria sin los cuales el Consistorio hubiera tenido "serias dificultades" para hacer frente a la sentencia condenatoria del Alto del Cuco.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.