Monasterio de Rueda
Monasterio de Rueda EUROPA PRESS

Así lo ha expuesto este viernes el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, quien ha realizado la visita oficial junto con el gerente de Turismo de Aragón, Jorge Marqueta, el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, la alcaldesa de Sástago, María Joaquina Yuste, y el experto Bautista Antorán, miembro de la asociación de amigos del monasterio, así como diputados de las Cortes de Aragón.

En una breve intervención, José Luis Soro ha señalado que "por fin es visitable" el monasterio, indicando que el Gobierno aragonés ha recuperado este "espacio único, inimitable" para que la ciudadanía "lo pueda volver a disfrutar y vuelva a ser un motor de desarrollo económico y social de la comarca" de Ribera Baja del Ebro.

Ha recordado que la empresa que gestionaba el monasterio, como recurso turístico, "abandonó" el recinto "en sentido literal, sin ningún tipo de conservación", lo que ha obligado al Ejecutivo a litigar durante un año, sin haber concluido esta etapa, aunque se podrá visitar desde este sábado.

"En 2014 se produjo un momento de decadencia del edificio provocado por los cortes de luz, los impagos, los saqueos y la falta de mantenimiento", ha dicho, tras lo que el Ejecutivo regional ha realizado la reparación de las estancias y labores de jardinería, limpieza e instalación de sistemas de seguridad. De esta forma, "recuperamos más Rueda del que perdimos", ha expresado Soro.

Ha elogiado la mediación del Justicia en este proceso, a petición de la asociación de amigos del monasterio, lo que ha llevado al Ejecutivo a propiciar el "consenso" necesario para convertirlo en "prioridad" y, tras diez meses de trabajo, reabre ahora sus puertas al público. Ha sido un proceso de trabajo "coral", en el que han participado Turismo de Aragón, la Dirección General de Turismo, el Ayuntamiento, la asociación y el arquitecto Jorge Ibargüen, con un coste de 650.000 euros, todo lo cual para lograr una "rentabilidad social y cultural impresionante".

VISITAS

Las visitas, que solo se pueden hacer guiadas, se podrán realizar los viernes, sábados y domingos, los días festivos de Aragón, el 29 de enero y el 5 de marzo, y todos los días en julio y agosto. Se pueden reservar a través de la web de Turismo de Aragón.

En esta visita guiada se propone un recorrido por el claustro para disfrutar de los capiteles, el pozo y el aljibe que recogía el agua de la lluvia; la sala capitular, el sobreclaustro y la torre mudéjar. El monasterio "es un libro abierto" que "nos hace comprender la vida monacal, cómo era el funcionamiento de un monasterio medieval", ha explicado Soro.

Las visitas se pueden realizar en 90 minutos, "para quien quiera leer el libro entero" o en tres cuartos de hora, esta segunda opción abierta a las personas con movilidad reducida. Además, las personas con discapacidad visual pueden conocer una maqueta en braille a la entrada del monasterio.

El consejero ha destacado algunos aspectos novedosos, que ahora se podrán visitar, como la torre -mudéjar y barroca- o la cilla, el antiguo almacén, y los jardines, regados por una red hidráulica que sigue en funcionamiento, así como la noria, sin motor, que en su época posibilitó una intensa actividad agraria, con el cultivo de plantas medicinales y otras.

Es un recurso turístico "de primer orden" que se reabre en el año europeo del patrimonio cultural, y es un lugar "donde se encuentran pasado y futuro", de ahí la obligación de preservarlo, ha añadido Soro.

EMOCIÓN

Bautista Antorán se ha mostrado emocionado por la reapertura, después de que se reformara en 2003, tras 50 años dedicado a investigar. Este experto conocedor de Sástago y su monasterio ya solicitó al Gobierno de España, en 1968, ayuda para restaurar el monumento, consiguiendo 10 millones de pesetas y otro tanto de Ibercaja, logrando rehabilitar la iglesia y reconstruir el tejado.

"Llevo la emoción en el corazón, casi no tengo palabras para descifrar lo que representa para mí", ha declarado Antorán, quien ha comentado que fue Alfonso II quien en 1182 autorizó a los monjes del Císter a levantar el monasterio. Ha mencionado el papel de la noria en la economía del monasterio y la importancia de la agricultura en el valle del Ebro.

La alcaldesa de Sástago ha hecho notar que la petición de reapertura ha sido "larga y continuada", recordando cómo durante años "hemos visto abandonar a una empresa y venir otra", ha apuntado María Joaquina Yuste.

MODELO DEL CÍSTER

La guía Teresa Bernués ha dicho que este es "un ejemplo casi único de lo que era un monasterio medieval del Císter", subrayando que "aquí no tenemos que imaginar nada porque se conservan las dependencias tal y como fueron concebidas en el siglo XIII", al tiempo que ha remarcado que ahora se pueden recorrer zonas nunca mostradas al público, como el sobreclaustro o la cilla.

El Monasterio de Nuestra Señora de Rueda, que ocupa 38.000 metros cuadrados, es uno de los máximos exponentes de la orden cisterciense en Aragón. Junto al Monasterio de Piedra, Veruela y Casbas supone un punto emblemático, a orillas del Ebro, desde el punto de vista del patrimonio cultural y turístico.

Las obras se iniciaron en 1202 y contó con importantes reformas en los siglos XVI-XVIII. De este edificio destaca la galería herreriana que une el palacio abacial con la obra medieval. Una de las características más destacadas lo constituye la red hidráulica que, con el azud y la noria, creaba una trama para las funciones agrícolas y la vida cotidiana de los monjes.

Los visitantes pueden leer varios paneles con información básica del monasterio y dos maquetas, una con inscripciones en braille y otra acristalada, en la entrada, dotada de servicios públicos.

La visita comienza en la plaza de San Pedro, sobre la que se articula el monasterio, y los guías realizan un recorrido por el claustro, donde se pueden apreciar aspectos del arte cisterciense, inspirados en la sobriedad, como la presencia de motivos vegetales en las columnas, aunque también un murciélago, un búho, claves de bóveda con inscripciones, y las salas en las que los monjes vivían, como la sala capitular, destinada a las reuniones de la comunidad, los calabozos, la enfermería, el refectorio, con un púlpito para la lectura de la Biblia, y también se puede visitar el sobreclaustro, una novedad, así como la torre.

La iglesia abacial es de planta bernardina, con una nave central y dos laterales, en una de cuyas capillas está enterrado el Justicia medieval Juan Gil Tarín, y a la que se puede acceder por la puerta de los conversos -laicos- y la de los monjes, aunque también desde los dormitorios, al regirse la orden del Císter por la norma 'ora et labora'. Tiene ventanas mudéjares.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.