Centro 'okupado' Can Vies del barrio de Sants de Barcelona
Can Vies, en el barrio de Sants de Barcelona. EUROPA PRESS

Un juzgado de Barcelona ha absuelto cuatro jóvenes detenidos después del tercer día de disturbios por el desalojo del centro social okupat Can Vies, en el barrio de Sants de la capital catalana el mayo del 2014.

La fiscalía pedía tres años y medio de prisión para todos ellos por los delitos de atentado contra agentes de la autoridad y desórdenes públicos, así como una indemnización a los Mossos por los desperfectos a furgonetas, pero ningún agente los pudo ver como provocaban disturbios o atacaban la policía.

Según considera probado la sentencia, los cuatro jóvenes, dos por cada banda, fueron a la manifestación del 28 de mayo por la noche a la plaza de Sants. A partir de las 9 de la noche, se produjeron disturbios y "cuando empezó la dispersión policial los acusados Adrià y Franz, que han sido objeto de una campaña pública de apoyo, abandonaron la concentración, refugiándose en el interior de un bar cercano a la plaza Hosca".

El propietario del bar decidió bajar la persiana con los clientes en el interior hasta pasadas las 11 de la noche, cuando la situación exterior se calmó. El amo del bar corroboró durante el juicio que los dos acusados estuvieron dentro de su establecimiento durante aquellas horas. Por su parte, los acusados Martí y Nil estuvieron "deambulando" por la zona y explicaron que huyeron de las cargas policiales. Querían coger el Metro, pero las paradas estaban cerradas y cuando iban por la calle fueron arrestados.

En cambio, no consta acreditado que los cuatro acusados formaran parte de los grupos de alborotadores. Hacia las 23.40 horas, una barricada impidió el paso de dos furgonetas de antiavalots de los Mossos por la calle Jocs Florals en el cruce con la calle Sagunt.

Pero los autores de la barricada no han sido identificados. Cuando dos Mossos bajaron de las furgonetas para retirar los obstáculos, el primer vehículo recibió el impacto de varias piedras, pero ningún agente fue golpeado ni queda demostrado que las piedras fueran dirigidas a ellos.

Los jóvenes eran en aquel cruce y fueron detenidos para supuestamente atacar las furgonetas, pero ningún agente los vio antes de aquella hora participando en los disturbios ni los identificó claramente como los que habían tirado las piedras a los vehículos policiales.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.