La partes personadas en el crimen de Medina del Campo (Valladolid) han acordado hoy posponer la calificación jurídica de los hechos, a la espera de recibir el informe de la autopsia practicada al cadáver del joven José Manuel Gutiérrez, quien murió el pasado día 27 de diciembre de 2017 acuchillado por Miguel Ángel López Galván, popularmente conocido como 'El Terre'.

La comparecencia celebrada esta mañana en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Medina del Campo, conforme a la ley del jurado, ha llevado a las partes, a petición del fiscal, a dejar en suspenso la tipificación concreta de un delito que, a priori, la acusación pública considera un homicidio voluntario y la acusación particular asesinato, al concurrir las agravantes de premeditación y alevosía, según informaron a Europa Press fuentes del caso.

Durante la comparecencia, el fiscal tan sólo se ha referido a la necesidad de contar con el informe forense para conocer las causas del fallecimiento del joven, mientras que la acusación particular, en representación de la familia de la víctima, ha anticipado su voluntad de acusar a los padres del detenido como presuntos colaboradores y ha solicitado como pruebas la reconstrucción de los hechos, un careo entre éstos y la esposa de 'El Terre', la exhumación del cadáver para comprobar si en su coleta hay restos de ADN de los abuelos paternos-sostiene que trataron de sujetarle-y la realización de pruebas de luminol y ADN en la cocina y el pasillo del piso y en los dos cuchillos recogidos allí.

RECHAZADAS LAS PRUEBAS DE LA DEFENSA

Tales pruebas han sido denegadas por la juez, que, sin embargo, ha acordado remitir oficio a la policía con el fin de recabar de ésta su opinión sobre la idoneidad de practicar los análisis de ADN en los cuchillos y de luminol en el inmueble, dado el tiempo transcurrido desde el crimen y las escasas posibilidades de encontrar ya algún rastro.

Al respecto, el acusador, en declaraciones a Europa Press, ha anticipado su intención de recurrir en reforma tal denegación ante la juez y en apelación a la Audiencia de Valladolid. Y es que insiste en la necesidad de practicar el careo, dadas las versiones contradictorias entre unos y otros, y en buscar restos biológicos para despejar muchas de las incógnitas del caso.

Por contra, la juez ha estimado la diligencia pedida por la defensa para elaborar un informe sobre el estado mental y consumo de sustancias por parte de 'El Terre'.

A tal efecto, han sido designados el catedrático de Farmacología de la Universidad de Valladolid, Antonio Dueñas, y el profesor adjunto de Psiquiatría Vicente Medina, quienes tendrán por cometido analizar si el investigado consumió drogas, fármacos u otras sustancias y el efecto de éstas en su conducta.

TRASTORNO MENTAL TRANSITORIO

Con esta prueba, el defensor pretende demostrar que su patrocinado obró aquella noche impulsado por un trastorno mental transitorio, circunstancia que de darse por probada como atenuante normal o muy cualificada tendría efectos muy importantes desde el punto de vista de la pena, con una rebaja entre uno y dos grados.

Las diligencias del caso se ha visto salpicadas en los últimos días por las cartas entrecruzadas escritas tanto por el propio acusado como por la familia del joven fallecido.

En ellas, el primero imploró el perdón de los perjudicados por su acción mientras que los familiares de José Manuel, cuya portavocía ejerció Ana, una hermana de la víctima, le calificaron de "monstruo sin corazón" y exigieron Justicia y la verdad tanto por parte de 'El Terre' como de sus padres, únicos testigos, junto a la esposa del presunto homicida y novia del fallecido, de lo que ocurrió la noche de autos.

Entre las distintas testificales celebradas hasta el momento, el investigado negó que agrediera a su oponente con ánimo homicida y alegó que perdió los nervios y le acometió con lo primero que encontró sobre la encimera de la cocina para forzarle a que se marchara y evitar así que se llevara a su hijo de 9 años.

El autor del crimen ocurrido en el número 16 de la calle Pozo se produjo cuando la esposa del detenido, Pilar V.V, y el fallecido, ambos compañeros de trabajo en una fundación de metales de Matapozuelos, se personaron en la vivienda de los abuelos paternos para llevarse al menor y 'El Terre', avisado por sus padres, acudió al inmueble para tratar de evitarlo.

Tras la agresión sufrida en el abdomen, la víctima buscó auxilio en un bar cercano, el 'Geli', desde el cual fue posteriormente evacuado en ambulancia hasta el Hospital Comarcal de Medina, sin que nada pudiera hacerse por mantenerle con vida pese a la intervención quirúrgica de urgencia a la que fue sometido.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.