Los desfiles de Andrés Sardá son una cita obligada en las Semanas de la Moda. Sus propuestas nunca pasan desapercibidas: realiza unas puestas en escena para la presentación de cada una de sus colecciones que resultan espectaculares.

En ellas, además, nos tiene acostumbrados al cameo de algún famoso. Victoria Abril o Hiba Abouk han sido las últimas en participar y para esta edición de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid 2018 la sorpresa que ha dado la firma ha sido mayúscula.

La colección ideada por Nuria Sardá, Pop It up, ha contado este año con un modelo de excepción: Mario Vaquerizo quien ha abierto y cerrado el desfile con las propuestas de primavera-verano 2018.

mario

Estructurada en cuatro partes, la colección es una oda a los 80 más hedonistas, coloristas y desenfadados. Música, luces y una impecable escenografía trasladan la nostalgia de toda una década a una pasarela de 2018.

La primera parte de la colección está dedicada al aerobic: una explosión de calentadores, maillots y cintas en la frente que remite al mundo del deporte donde destaca el contraste entre colores y los estampados de rayas y topos.

El amarillo, el azul dominan en unos looks de aires muy pop y deportivos, con mucha potencia gráfica. El charol aporta un toque sofisticado.

La emblemática Jane Fonda es una de las fuentes de inspiración de esta parte de la colección. Los escotes en forma de uve, los tops por encima de la cintura y los camales altos son claves.

Los videojuegos son los protagonistas de la segunda parte de la colección. Aquí plásticos coloridos y transparencias efecto pantalla destacan encima de las prendas de baño.  De nuevo, el charol aporta un toque especial a los looks.

El tercer capítulo de la colección es para videoclip, con siluetas muy ochenteras, metalizados y una paleta de colores en la que destaca el rosa metalizado. Las siluetas son sensuales y los looks adquieren una potencia de alto voltaje. La nostalgia se atisba en piezas como los pantalones acampanados que nos llevan a recordar a ABBA o Grace Jones, iconos estéticos más allá de la música.

Un guiño a 'Dinastía'

Las series de televisión vertebran la cuarta parte en la que oro y plata se mezclan con el plástico y las transparencias. Aquí surgen algunos de los looks más espectaculares que se remiten al glamour de estrellas de la pequeña pantalla como Joan Collins, uno de los rostros más bellos de Dinastía.

El plástico combinado con el negro y con piezas metalizadas como si de un puzle se tratara. 

Tras el desfile, la colección estará disponible tanto en tiendas físicas como en online gracias al ‘see now, buy now’ (lo veo, lo compro).