Las investigaciones comenzaron tras recibir la denuncia de una mujer, que estaba recibiendo repetidas llamadas a su teléfono móvil, en las que diferentes personas solicitaban mantener contactos sexuales con ella. Posteriormente la Policía Nacional recibió la denuncia de otra joven en los mismos términos que la anterior. Todo ello produjo "un gran desasosiego" en las víctimas, llegando a plantearse el cambiar de número de teléfono, señalan fuentes de la investigación a través de un comunicado remitido hoy a Europa Press.

Los investigadores realizaron diversas pesquisas, comprobando que el anuncio había sido insertado en una página de contactos en el que aparecían supuestamente las victimas ofreciendo sus servicios sexuales y su teléfono para contactar con ellas. Una de estas dos chicas también recibió una llamada de un número oculto, desde el que se la amenazaba y que los agentes pudieron comprobar que dicho número era el de la arrestada.

La Policía Nacional averiguó que los anuncios los había insertado la detenida por unos supuestos "celos", ya que esta era la novia de un joven que conocía a las dos víctimas.

La operación ha sido llevada a cabo por el Grupo de Investigación Tecnológica, de la Brigada Provincial de Policía Judicial.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.