Dinero
Dinero FINANCIAL RED

Te has decidido. Vas a crear tu empresa, tu startup; vas a emprender. Pero tras tu idea, tus ganas y tu proyecto, ¿quién invierte dinero? Se calcula que en 2017 se invirtieron más de 840 millones de euros en emprendimientos en España. El perfil del inversor en startups en nuestro país es la de un hombre madrileño (en menor medida barcelonés o valenciano), de 44 años y con perfil financiero.

Es lo que asegura un anáisis de la plataforma de financiación participativa Fellow Funders. El estudio ha llegado a esta conclusión tras analizar las características de sus más de 1.000 inversores registrados. Así, ha puesto de relieve que el inversor en startups en España suele superar los 40 años de edad.

El director ejecutivo de Fellow Funders, Francisco Mariscal, cuenta que aunque se tiende a pensar que la edad de este tipo de inversor suele estar alrededor de los 30, "la realidad es que supera los 40, siendo la media de edad de 44 años". "Si bien es cierto que este tipo de inversión parece ir dirigido a un público más bien joven, la realidad es que muchos prejubilados que ocupaban importantes puestos laborales y con una situación económica medio-alta están invirtiendo en el ecosistema emprendedor español", explica.

El perfil de este inversor privado suele ser además el de alguien con estudios universitarios, enfocados especialmente en las finanzas, la banca, la consultoría o las tecnologías de la información, ya que “el inversor en startups medio tiene conocimientos financieros o alguien cercano que le asesore”, añade el director de Fellow Funders.

Estos business angels provienen en su mayoría de Madrid, Barcelona o Valencia, siendo estos tres puntos geográficos “donde más número de startups se registran y donde el ecosistema emprendedor está más afianzado”, concluye Mariscal, siendo la capital española la primera de la lista.

Estos ángeles con capital vienen a cubrir la segunda fase de financiación de cualquier proyecto emprendedor. La primera fase suele pasar por los ahorros propios (poco casi siempre) y el de familiares y amigos. A continuación vendría el business angel y posteriormente, si la startup ha echado a andar, la inversión de entidades de capital riesgo.