Ximo Puig en imagen de archivo
Ximo Puig en imagen de archivo Europa Press

Para Puig, con las confesiones del ex secretario general del PPCV Ricardo Costa y de uno de los cabecillas de la trama Gürtel en el juicio sobre la presunta financiación irregular del PPCV, quienes eran "sus amigos del alma y máximos colaboradores", ha puntualizado, Camps "no tiene ningún tipo de coartada" y debe "asumir sus responsabilidades políticas".

"Aunque no hubiera responsabilidad jurídica, tiene una enorme responsabilidad política y la debe sustanciar lo más rápido posible por su propio bien y el de la Comunitat", ha subrayado el jefe del Consell en una entrevista en la SER, recogida por Europa Press, en la que ha puntualizado que no le sorprenden las revelaciones que se están produciendo en el juicio porque son hechos que su partido lleva años denunciando.

No obstante, ha admitido que la "crudeza" de las declaraciones dan "un sentimiento agridulce". "Muchos políticos, periodistas y empresarios han sufrido extraordinariamente durante este tiempo y recibimos en muchos casos humillación", ha recordado para apuntar que al PSPV, su partido y denunciante en estos procesos, esta situación "le ha costado vender su sede".

"Ahora gracias a todos y a la justicia se ha visto que finalmente esta democracia contaminada y en mal estado puede volver a la decencia y normalidad a la política", ha destacado.

"ESTO NO ERA BROMAS, IBA MUY EN SERIO"

Por otro lado y preguntado por las declaraciones del expresidente de la Asociación Provincial de Empresas de la Construcción de Castellón Vicente Monsonís, quien aseguró que en la adjudicación de obra pública entre 1997 y 2005 en la Comunitat -con el PP al frente- se hacían "modificaciones falsas" de "proyectos" que suponían "mordidas" de hasta el 30%, también conocidas como "pizzas", ha admitido que es una situación él la vivió cuando estaba como portavoz de la oposición en la Diputación de Castellón.

"Lo viví y lo sufrí y también mi familia. Esto no iba de broma, iba muy en serio y hubo un tiempo en el que había una hegemonía tan enorme en lo social y económico, que yo entiendo el testimonio de este empresario que no se atrevía a decir nada porque sin decir nada ya se machacaba y marginaba a la gente vilmente", ha aseverado

"RECUPERAR LA REPUTACIÓN ES MUY COMPLICADO"

Respecto al coste de la corrupción a los valencianos, el presidente de la Generalitat ha puntualizado que existen distintas cifras que hablan de "varios miles de millones", pero ha subrayado que lo que más ha costado es "la reputación" y recuperarla, ha lamentado, "es muy complicado".

"La primera vez que fui a Bruselas nos miraban como si fuéramos delincuentes que hubiéramos estafado porque se había mentido con las cifras y se incumplía la ley permanentemente. El intangible de la reputación tiene coste enorme para una sociedad", ha señalado para indicar que desde el ejecutivo valenciano están trabajando para recuperar el dinero sustraído de la corrupción. "Lo que queremos es superar esta situación para pasar página y continuar esta nueva etapa", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.