Hospital Parc Taulí de Sabadell.
La entrada del Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona). MARÍA BÉLMEZ/ACN

El juzgado de primera instancia de Barcelona ha admitido parcialmente a trámite la demanda formulada por la familia de un hombre de 83 años que murió de una hemorragia cerebral en 2012 tras ser atendido en el Parc Taulí de Sabadell de un golpe en la cabeza por una caída y condena al CatSalut a indemnizarla con 20.898 euros más los intereses.

Los hechos tuvieron lugar el 22 de diciembre de 2012 cuando el hombre ingresó en el centro sanitario con una herida en la cara y fue dado de alta poco después de coserle la herida sin hacerle más pruebas ni dejarlo en observación aunque su edad y antecedentes médicos.

Más tarde, el hombre volvió a ser ingresado en perder el conocimiento en casa y murió el mismo día de los hechos de una hemorragia.

El tribunal considera probado que la atención médica que recibió el hombre no fue la correcta y que el retraso diagnóstico de cinco horas supuso una pérdida de oportunidades para asegurar la supervivencia del paciente, pero no que este mal diagnóstico provocase su muerte.

La sentencia recoge que aunque en el primer ingreso se hubiese efectuado un TAC craneal al paciente y se le hubiese mantenido en observación, no se habría cambiado la evolución ni el pronóstico del paciente ni su muerte posterior.

En este sentido, afirma que el único tratamiento de la hemorragia hubiese sido un drenaje quirúrgico que en este caso estaba contraindicado por su localización y tamaño.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.