Roger Torrent
El presidente el Parlament, Roger Torrent. ALEJANDRO GARCÍA/EFE

Roger Torrent convoca el pleno de investidura de Carles Puigdemont para el martes a las 15.00 El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha convocado el pleno de investidura de Carles Puigdemont (JxCat) para el martes 30 de enero a las 15 horas.

Ha firmado la convocatoria horas después de que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, haya anunciado los primeros pasos para impugnar ante el Tribunal Constitucional (TC) que se pueda investir a Puigdemont.

Torrent le propuso como candidato el lunes y el martes publicó el nombramiento en el Buttletí Oficial del Parlament y precisamente esa publicación es la que centra el recurso del Gobierno central.

El presidente de la cámara catalana ha reunido este jueves por la mañana a representantes de los partidos en la sala de Mesa de la cámara, ya que la Junta de Portaveus no se ha constituido todavía, en un encuentro que ha acabado sin consenso para la fecha.

ERC ha hecho constar que prefería el 30 de enero y JxCat ha apostado por agotar el plazo y celebrar el pleno el día 31. La CUP, Cs, PSC y PP no tenían ninguna preferencia.

Torrent ha firmado esta misma tarde la convocatoria del pleno, donde consta en el orden del día que se debatirá y votará la investidura del candidato, Carles Puigdemont.

No se sabe si Puigdemont estará presente en el Pleno

En la reunión de esta mañana, Torrent ha asegurado que la sesión de investidura transcurrirá con total normalidad y de acuerdo con el reglamento, aunque no ha dicho si Puigdemont estará presente en el pleno o no, tal y como han explicado fuentes parlamentarias.

Según el reglamento del Parlament, el debate de investidura del candidato a presidir la Generalitat, en este caso, Puigdemont, y la primera votación han de tener lugar dentro de los 10 días siguientes a la constitución de la cámara.

El Parlament se constituyó el 17 de enero, de manera que la decena de días hábiles concluía el 31 de este mismo mes. Así, el pleno se celebrará un día antes de que acabe el plazo.

Por otro lado, la Mesa todavía no ha abordado la posibilidad de una sesión investidura a distancia de Puigdemont y tampoco si acepta la petición de delegación de voto de los diputados en Bruselas excepto la del propio candidato, que el pasado martes retiró su solicitud.

Se espera que la Mesa se pronuncie en su reunión del próximo martes. Ahora hay siete diputados que están en prisión o en Bruselas teniendo en cuenta que el conseller destituido Joaquim Forn decidió renunciar al acta de diputado para facilitar la estrategia de defensa y poder salir de la prisión.

Puigdemont, por mayoría absoluta

JxCat quiere investir a Puigdemont en la primera votación, es decir, por mayoría absoluta (68 votos a favor). Cabe recordar que entre JxCat, ERC y la CUP suman 70 escaños. Si en la primera votación, el día 30, no se alcanza la mayoría absoluta necesaria hace falta repetir la votación en las 48 horas posteriores, donde se necesita mayoría simple. 

Esta segunda votación tendría lugar, entonces, el jueves 1 de febrero, y sería suficiente con obtener más votos a favor que en contra. Si Puigdemont no alcanzara tampoco la mayoría simple se abriría un plazo de dos meses para seguirlo intentando.

En este escenario, y para poder convocar otro debate de investidura, Torrent tendría que hacer una nueva ronda de consultas con los grupos y volver a proponer un candidato, que podrá ser el propio Puigdemont o uno nuevo.

Si se agota este plazo, se disuelve automáticamente el Parlament y se convocan nuevas elecciones de forma inmediata, para que se puedan hacer 54 días después de la convocatoria.

Este supuesto no se ha dado nunca desde el restablecimiento del Parlament.

Los presidentes de la Generalitat desde 1980 han sido Jordi Pujol (1980-2003), Pasqual Maragall (2003-2006), José Montilla (2006-2010), Artur Mas (2010-2015) y el propio Puigdemont (2016-2017). En todos los casos fueron elegidos en primera votación, excepto en tres ocasiones: Pujol en 1980 y 1995, y Mas en 2010.

Puigdemont y la investidura presencial

Torrent se reunió el pasado miércoles con Puigdemont en Bruselas y explicó que durante el encuentro trasladó al candidato de JxCat con el apoyo de ERC que "lo que conviene al país y en lo que se ha de contribuir es en intentar provocar que haya un Govern lo más rápido posible, que sea un Govern efectivo, que pueda trabajar desde el minuto uno y recuperar así las instituciones de las manos del 155 para devolvérselas a la ciudadanía".

En declaraciones a la prensa después del encuentro, Torrent insistió que su voluntad es afrontar el debate de investidura "con total normalidad democrática" y que mantiene a Puigdemont como "candidato oficial". Puigdemont tiene todos los derechos, como cualquier otro diputado, a ser investido", dijo, sin querer entrar a detallar el método que autorizará para hacerlo posible.

Por su parte, Puigdemont también reiteró su exigencia al Gobierno español para que "retire todos los elementos que impiden" su presencia en la investidura. Igualmente, ha querido avisar de que no aceptará "el chantaje del 155".

El candidato a la presidencia de la Generalitat sostiene que la investidura ideal es la presencial, y ni él ni JxCat cierran la puerta para que finalmente asista al Parlament el día 30, a pesar de la orden de detención contra él en territorio español.

Eso sí, Puigdemont siempre ha reiterado que solo volverá a Cataluña si tiene garantías de que no será detenido, y ha dejado claro que es preferible gobernar la Generalitat desde el exilio que desde la prisión.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.