Accidente laboral con un fallecido.
Accidente laboral con un fallecido. EUROPA PRESS

Las bajas laborales fruto de un siniestro subieron un 2,39% en 2017 en Cataluña según los datos publicados por el Observatori del Treball i Model Productiu dentro de su más reciente estadística de accidentes de trabajo, la de noviembre del pasado año.

De las 82.964 bajas de 2016 se pasó en 2017 a las 84.944 bajas médicas, es decir, 1.980 más. Los accidentes laborales leves también se incrementaron ligeramente, un 2,41%, siendo los más comunes el año pasado.

Hubo 84.397, 1.985 menos que los 82.412 registrados en 2016. Respecto a los siniestros de gravedad en jornada laboral, hubo 496 el año pasado, seis más que en 2016, un 1,22% de aumento.

En cambio, los accidentes mortales fueron 11 menos (de los 62 de 2016 a los 51 de 2017, un 17,74% de descenso). De las 51 víctimas, 47 fueron hombres y cuatro mujeres.

Igualmente arrojaron resultados positivos las estadísticas referentes a los accidentes in itinere (de camino al trabajo o a la salida del mismo) de tipo muy graves o mortales, que descendieron un 9,83% y un 17,86%, respectivamente.

Los de carácter grave fueron 211, 23 menos que los 234 de 2016 y los mortales fueron 23 hasta noviembre (en el mismo periodo de 2016 se llegó hasta los 28).

En el cómputo total, sí que se produjeron en 2017 más siniestros in itinere, 17.109 (16.273 en 2016), un 5,14% de incremento. Y también subieron los de tipología leve, que son los más frecuentes. Se pasó de los 16.011 a los 16.875, un 5,40% más.

23 de los 51 accidentes mortales en Barcelona

Por demarcaciones, la de Barcelona concentró 23 de los 51 accidentes laborales mortales, seguida de Girona, con 13, de Lleida, con 11 y de Tarragona, con 4. En el total de accidentes producidos en el puesto de trabajo, Barcelona también concentró el grueso de los mismos, con 61.513, 341 de ellos graves.

El sector de servicios es el que contabilizó más siniestros: 55.489 (el 65,3% del total), seguido del sector industrial, con 18.817, y del de la construcción, con 8.866. La agricultura solo registró 1.772 de estos accidentes con baja.

Los más graves se volvieron a dar mayormente en el sector servicios (270), seguido del de la industria con 114, el de la construcción con 94 y en último lugar el agrario, con 18. Los mortales siguieron una tendencia similar, con 30 casos en servicios, ocho en la industria, siete en la agricultura y, en último lugar, seis en el sector de la construcción.

Del total de 84.944 accidentados, 49.252 contaban con un contrato indefinido firmado con la empresa en el momento de producirse el accidente y 26.207 eran empleados eventuales. 24 de los 51 fallecidos en 2017 tenían contratos indefinidos.

Siniestralidad "dramática" en Girona

Para el secretario general del sindicato UGT en las comarcas gerundenses, Xavier Casas, el aumento de la siniestralidad en su demarcación, con 13 accidentes mortales hasta noviembre cuando en 2016 fueron dos, es atribuible «a la precariedad, marcada por los contratos de corta duración que no permiten al trabajador coger experiencia ni ofrecerle suficiente formación previa».

Respecto al año 2013, cuando hubo cuatro accidentes mortales, la siniestralidad en la provincia ha aumentado un 41,15%.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.