Presentación revista UCe
Presentación revista UCe UCE

La diferencia de precios entre los productos de marcas tradicionales en distintos establecimientos "llega a ser del 22 por ciento" y comprar alimentos de marca blanca puede suponer un ahorro de "hasta el 61 por ciento".

UCE ha calculado que, si cada ciudadano gasta alrededor de 1.500 euros en comida cada año, se puede ahorrar 20 por ciento en productos envasados, lo que supone una cifra "nada desdeñable" de 300 euros que debe hacer reflexionar sobre la necesidad de comparar precios entre tiendas.

A su vez, la Unión de Consumidores aconseja no dejarse engañar por las ofertas que llegan al buzón en forma de folleto publicitario porque ese "producto gancho" que aparece en la portada a un precio realmente atractivo, "suele ser el anzuelo que le pone el supermercado" para que, una vez dentro se compre "otras muchas cosas que no suelen ser tan económicas".

De este modo, la organización ha destacado en nota de prensa que "comparar precios y diversificar las compras son los ingredientes perfectos para ahorrar en alimentación", así como tener presente "que la comida más cara es la que se tira a la basura".

DATOS DEL INE

UCE se ha referido a los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que señala que en 2016 cada español gastó 11.321,41 euros en todos sus gastos, de los que 1.528,00 fueron destinados a la compra de alimentos y bebidas, lo que supone un incremento del 1,7 por ciento con respecto al año anterior.

Por tanto, "casi el 13,5 por ciento" del presupuesto se gasta en el supermercado, ha indicado la organización extremeña, que ha realizado una comparativa simulando una cesta de la compra.

Para ello, ha separado los alimentos envasados de los frescos de la que se desprende que en cesta de productos envasados, la diferencia entre el establecimiento más barato de la región y el más caro, alcanza un 22 por ciento.

UCE ha comprobado que esta "enorme diferencia" no es fruto de que todos y cada uno de los productos de la lista sea más caro, sino que "en algunos en concreto, la diferencia sí es muy alta", como en el pescado congelado, donde el precio más bajo por un kilo es de 8,16 euros, y el más alto, 10,13 euros, casi un 25 por ciento más.

En este mismo ámbito de los productos envasados, para UCE también es significativa la diferencia entre marcas tradicionales y "marcas blancas", con diferencias de hasta el 61 por ciento.

No obstante, ha añadido que si se decide decantarse por marcas blancas, es aconsejable estudiar con detenimiento su etiquetado porque debe aparecer de forma obligatoria el porcentaje de determinados ingredientes.

Sobre los productos frescos incluidos en la cesta de la compra simulada de UCE, la entidad ha detectado que "el ahorro puede ser espectacular", con diferencias de "más del doble" del precio entre un establecimiento y otro.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.