Margalida Durán
Margalida Durán PP

Según ha recogido en un comunicado la formación este jueves, Durán ha asegurado que la información que reveló, "además de ser confidencial, se demostró que era falsa, y prueba de ello es que tuvo que ser rectificada al día siguiente".

La proposición presentada por el grupo municipal popular exige, en primer lugar, la dimisión de Ferrer por la sanción impuesta y, en segundo lugar, que el Ayuntamiento de Palma le exija al regidor hacerse cargo personalmente de la sanción.

"Es inaceptable que los ciudadanos de Palma tengan que pagar de su bolsillo una multa por la persecución política de Ferrer hacia los regidores del Partido Popular. Lo que debe hacer es pagar la sanción de su bolsillo y dimitir de inmediato", ha señalado la regidora.

La Agencia de Protección de Datos ha impuesto una sanción de 30.000 euros por revelación de datos de carácter personal de los regidores de la oposición.

BIBLIOTECA ES MOLINAR

En relación al anuncio de cierre de la biblioteca de al lado del colegio de Es Molinar, la portavoz ha afirmado que "el cierre ocasionará que la mayoría de los alumnos de este centro ya no vuelvan más a la biblioteca".

Además, Durán ha explicado que se trata de una biblioteca ubicada en un barrio pequeño, que "ha conseguido fomentar un hábito de lectura en los niños que se perderá con el cierre", ya que "hasta ahora sólo tenían que cruzar una calle y ahora deberán recorrer un trayecto mucho más largo".

Por ello, la portavoz ha exigido al equipo de gobierno que recapacite y mantenga abierta la biblioteca de Es Molinar. "Creemos que en un momento de presupuestos expansivos no hay ningún motivo para que el Ayuntamiento continué asumiendo el alquiler de la biblioteca que, además, es la tercera más usada de Palma", ha dicho.

Por otra parte, el regidor del PP Guillermo Sánchez ha defendido una proposición presentada por el grupo popular relativa a la utilización de las dos lenguas de la comunidad autónoma en las comunicaciones oficiales del Ayuntamiento.

El regidor ha recordado que el Estatuto de Autonomías establece que las instituciones de Baleares deben garantizar el uso normal y oficial de los dos idiomas oficiales, y deben tomar las medidas necesarias para asegurar su conocimiento, así como crear las condiciones que permitan llegar a la igualdad plena de las dos lenguas.