Atasco en la Ronda de Barcelona.
Un atasco en la Ronda de Barcelona. EUROPA PRESS

Las malas pasadas que juega el volante cada vez tienen peores consecuencias en Barcelona. Según el balance de accidentalidad de 2017 que ha presentado este jueves el gobierno municipal de Ada Colau, los accidentes de tráfico graves, es decir, los que implican heridos de gravedad o víctimas mortales, crecieron un 13,9% el año pasado en relación al anterior, al pasar de 222 a 253. Además, las personas que resultaron lesionadas gravemente fueron 241, un 24,23% más que en 2016 (194).

Como dato positivo, el estudio revela que las víctimas mortales se redujeron a más de la mitad, de 28 a 12, el número más bajo de la historia. Sin embargo, la concejal de Movilidad, Mercedes Vidal, no lo ha celebrado. "No queremos bajar a 12 muertos, sino a cero", ha dicho, y ha lamentado, por otro lado, que el total de accidentes con personas heridas o fallecidas es muy elevado, pues en 2017 se registraron 9.430, cifra que aunque representa un aumento de poco más del 1% respecto a 2016 (9.330), es la más alta desde 2007. "Son muchísimos, no nos lo podemos permitir", ha apuntado Vidal, y para reducirlos, ha apostado por una ciudad "con una velocidad más lenta", lo que en su opinión, pasa por fomentar "el transporte público y el no motorizado".

En cuanto a las principales causas de los accidentes, el comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, ha afirmado que "es lamentable tener que decir que año tras año son las mismas y que son evitables". Entre ellas estuvieron, en 2017, la alcoholemia, la falta de atención, el no respetar las distancias de seguridad o las calzadas en mal estado.

El balance muestra, por otro lado, que los 12 ciudadanos que murieron el año pasado en accidentes de tráfico fueron o motoristas (7) o peatones (5), por lo que Recasens ha pedido a los barceloneses tener en cuenta que son los colectivos más débiles. Ha señalado, asimismo, que la media de edad de los transeúntes que fallecieron fue de 72,8 años, ante lo que ha reclamado también extremar la precaución frente a las personas mayores y ha explicado que el Consistorio ha puesto en marcha un programa para sensibilizarlas, Estem Aprop.

Otros datos que recoge el informe son que los conductores de vehículos de dos ruedas a motor representaron el 84% de los heridos graves el año pasado (121 de 144) o que el 56,7% de los peatones lesionados de gravedad, 38 de 67, fueron atropellados por vehículos de cuatro ruedas ligeros (turismos, taxis o furgonetas).

Por distritos, el Eixample fue, como en 2016, el que concentró más accidentes (3.038), seguido de Sant Martí (1.167) y Sants-Montjuïc (978).

En cifras

71
puntos de concentración de accidentes hubo en Barcelona en 2017, donde se produjeron un total de 1.010. El que reunió más fue el cruce entre la Diagonal y la plaza Mossèn Cinto Verdaguer.

52,3%
de los vehículos implicados en accidentes fueron turismos, furgonetas y taxis.

150%
aumentaron los pasajeros que resultaron heridos graves, de 12 en 2016 a 30 en 2017.

30%
fue el porcentaje de crecimiento de las multas por exceso de velocidad el año pasado en relación al anterior.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.