David Copperfield
El mago David Copperfield, en una imagen de 2017. GTRES

Una exmodelo estadounidense, Brittney Lewis, ha acusado al mago David Copperfield de haberla drogado y violado cuando ella sólo tenía 17 años, tras un espectáculo del mago en 1988.

Ambos se conocieron, según el relato de la modelo, durante un concurso de belleza en el que ella participaba y el mago ejercía como jurado. Tras el concurso se intercambiaron los números de teléfono y Copperfield acabó contactando con la familia de la joven para invitarla a uno de sus espectáculos, en una ciudad distinta a donde vivía la joven.

La modelo, que ahora tiene 40 años, asegura que viajó hasta la ciudad del espectáculo, donde fue "muy bien tratada" por Copperfield y su equipo hasta que una noche se encontró a solas con el mago en su habitación del hotel.

Según su relato, que dice haber contado a familiares y amigos en el pasado y que ha prescrito como delito, el mago vertió algo en la copa de ella y se la dio a beber, tras lo cual la modelo entró en un estado de semiconsciencia.

"Recuerdo que me quitó la ropa" y después "me estaba besando en la cara y luego recuerdo que comenzó a hundirse en mi cuerpo con su rostro", rememoró "y luego, tan pronto como empezó a bajar, me desmayé por completo". dijo la modelo al medio estadounidense The Wrap.

Según Lewis, a la mañana siguiente el mago habló con ella porque "quería que supiera que no pasó nada porque era menor de edad y me dijo 'no entré en ti'".

Copperfield emitió un comunicado en Twitter este miércoles en el que expresaba su apoyo al movimiento #MeToo (contra el acoso sexual) y al mismo tiempo adelantaba que había sido acusado falsamente en el pasado y que estaba a punto de "capear otra tormenta".

En 2007, la ex reina de belleza Lacey Carroll acusó a Copperfield de agredirla sexualmente en su isla privada, aunque tras una investigación del FBI no se presentaron cargos. Más tarde la misma mujer fue condenada por un delito de falsas denuncias de agresión sexual.

"El movimiento #MeToo es crucial y debe ser duradero", decía en su comunicado el mago, que alababa el poder de esa campaña para "empoderar a las víctimas de abuso sexual".