Al Shabab
Milicianos de Al Shabab en Somalia, en una imagen de 2010. GTRES

El mando militar de EE UU en África (Africom) confirmó este miércoles la liberación el pasado 18 de enero de 30 niños reclutados por Al Shabab que se encontraban en un centro de adoctrinamiento del grupo terrorista en Somalia, en una operación en la que, además, resultaron abatidos cinco presuntos yihadistas.

En la acción, que tuvo lugar en la región central de Shebelle, participaron tanto las Fuerzas de Seguridad de Somalia como miembros del Ejército de Estados Unidos, si bien estos apenas actuaron como asesores y no llegaron a abrir fuego, según explicó el Africom en un comunicado.

"Durante la misión, las Fuerzas de Seguridad somalíes se vieron bajo fuego hostil y respondieron en defensa propia. Durante el enfrentamiento cinco combatientes enemigos resultaron muertos y otros seis fueron heridos", agregó el comunicado.

Estados Unidos colaborará ahora en los "esfuerzos" que están realizando el gobierno local y Unicef con el objetivo de poder reunir a los 30 niños con sus familias.

Entrenados para atentados suicidas

Al Shabab tiene campos de entrenamiento ocultos en áreas remotas de las regiones del sur de Somalia, donde entrenan a los menores en el manejo de explosivos y atentados suicidas.

A lo largo de 2017, Somalia sufrió numerosos atentados terroristas, entre los que cabe destacar un ataque con camiones bomba perpetrado el pasado 14 de octubre en Mogadiscio en el que murieron 358 personas.

Por este motivo, en los últimos meses el Ejército estadounidense ha venido intensificando sus operaciones de combate en el país africano, en acciones igualmente coordinadas con el Gobierno local.

De hecho, según datos del Pentágono a los que ha tenido acceso Efe, durante el año pasado las Fuerzas Armadas estadounidenses llevaron a cabo 35 ataques aéreos en Somalia, tanto contra combatientes de Al Shabab como de Estado Islámico, en los que habrían resultado abatidos más de 200 presuntos terroristas.

Al Shabab, que se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país, donde aspira a instaurar un estado islámico de corte wahabí.