Detenidos en California por torturar a sus hijos
David Allen Turpin y Louise Anna Turpin, detenidos por secuestrar y torturar a sus 13 hijos. ATLAS

La hija mayor de David y Louise Turpin, el matrimonio detenido por secuestrar y torturar a sus trece hijos en su casa de California (EE UU), sufrió acoso escolar durante el tiempo que estuvo asistiendo a una escuela de educación primaria en el estado de Texas, donde sus compañeros se mofaban de ella por "oler mal", o por ser "una chica frágil".

Así lo ha revelado en la red social Facebook Taha Muntajibuddin, un antiguo compañero de la hija de los Turpin en aquel colegio. Según recogían este miércoles diversos medios de comunicación estadounidenses, Muntajibuddin sintió un "abrumador sentimiento de culpa y vergüenza" tras leer las recientes informaciones sobre las inhumanas condiciones de vida en que se encontraban los hermanos Turpin. La hermana mayor, a la que hace referencia, tiene actualmente 29 años de edad.

Muntajibuddin, un médico pediatra residente en Houston, confirmó haber publicado su testimonio en Facebook tanto a la agencia AP como al diario Los Angeles Times.

"[La hija de los Turpin] era una niña frágil, tenía el pelo liso con flequillo, y a menudo vestía el mismo atuendo de color morado. Los otros chicos de tercer grado se solían burlar de ella porque a veces su ropa parecía haber sido arrastrada por el barro. También olía mal la mayoría de los días. Recuerdo claramente que toda mi clase se burló de ella un día porque nuestra maestra le pidió que tirara una gomita que había usado para atarse el pelo, y que estaba hecha con papel de aluminio de envoltorio de chocolate. Después de ese año se mudó, y nos olvidamos de ella", escribió.

La 'casa de los horrores'

El caso de los Turpin, que ha causado un gran escándalo en EE UU, se conoció después de que una de sus hijas lograra escapar del domicilio familiar en Perris (California) la pasada semana y llamara a la Policía usando un teléfono que encontró en la casa.

En los días siguientes, las autoridades detallaron las penosas e insalubres condiciones en las que permanecían encerrados los hijos, que fueron encadenados a distintos muebles y que sufrían de desnutrición severa en una vivienda con un denso mal olor.

El fiscal del distrito de Riverside, Michael Hestrin, se refirió a las constantes "palizas, estrangulaciones, violencia y encadenamientos" que sufrieron los hijos por parte de sus padres.

Las autoridades presentaron un total de 38 cargos contra David y Louise Turpin, entre los que se incluyen acusaciones por tortura, detención ilegal, abusos a un adulto independiente y de menores, y acto lascivo sobre un menor.