Mossos d'Esquadra
Los Mossos d'Esquadra han informado del suceso. MOSSOS D'ESQUADRA

Según un comunicado del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el juez ha acordado, tras escuchar a la víctima, el testigo y el acusado, la libertad provisional con comparecencias siempre que sea requerido, en una causa abierta por los delitos de detención ilegal, agresión sexual y robo con violencia.

El auto afirma que para decretar la prisión provisional -como pedía el fiscal- es necesario que conste algún delito, que éste tenga señalado pena cuyo máximo sea igual o superior a dos de cárcel y que la causa incluya motivos para creer responsable del delito a la persona contra quien se va a dictar prisión.

El magistrado sostiene que "no aparecen motivos, inicialmente, de suficiente entidad" como para considerar responsable criminalmente al investigado, al menos en estado actual de la instrucción.

El auto afirmado que no hay rastro físico de las agresiones sexuales "más allá de un cierto moratón en el cuello que no parece suficiente para acreditar completamente la denunciada violación", y todo ello contrastado con las restantes declaraciones de la denunciante, que reflejan una situación muy similar a la de la pareja y con el mantenimiento reiterado de relaciones sexuales consentidas.

En cuanto a la detención ilegal, sostiene el magistrado, también se cuenta básicamente con la declaración de la denunciante, sin otros indicios, puesto que las cerraduras que se señalan como elemento de convicción de la situación, "ha sido negado por la propia denunciante que tuvieran candado".

MUDARSE A SU CASA

Según informaron fuentes de la policía catalana a Europa Press, la mujer no tenía domicilio fijo en Tossa y estaba buscando trabajo, y el hombre -con antecedentes por abusos sexuales y maltrato en el ámbito familiar- le ofreció mudarse un tiempo a su casa mientras encontraba una solución.

Tras unos días de convivencia, el hombre -que en ningún caso mantenía una relación sentimental con ella- se volvió más agresivo y posesivo, le retiró el móvil y la retuvo en la vivienda.

En el piso convivía con otra persona, y la víctima consiguió darle un mensaje en el que le pedía que avisara a la policía de que estaba retenida y que necesitaba ayuda.

La Policía Local de Tossa de Mar, tras ser alertada por esta persona, acudió a la vivienda y consiguió liberar a la mujer, arrestó al presunto captor, y una vez acabadas las diligencias, fueron trasladadas a los Mossos.

La víctima, una mujer alemana de 39 años, fue trasladada al Hospital de Calella donde se le hizo una exploración, constatando que estaba bien de salud, y también se le ofreció asistencia psicológica.

Los Mossos atribuyen al detenido, de 50 años, los delitos de detención ilegal y agresión sexual, y el Ayuntamiento explicó que se están haciendo todas las gestiones posibles con el departamento de Servicios Sociales locales para atender a la víctima "de la mejor manera posible" a la espera de decisión judicial.

Consulta aquí más noticias de Girona.