Según fuentes municipales, una patrulla de la Policía Local le sorprendió sobre las 5.45 horas de la madrugada de este miércoles, cuando circulaba marcha atrás desde la calle San Justo hasta la Gran Vía y, al percatarse de la presencia policial, el conductor "aceleró de forma brusca con grave peligro de causar un accidente".

Finalmente fue interceptado por los agentes en la intersección de la Gran Vía con la plaza de España, quienes,

al ver que mostraba "síntomas evidentes de embriaguez", le sometieron a un control de alcoholemia, donde dio un resultado positivo de 0,62 y 0,59 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, cuatro veces superior al límite permitido para conductores noveles.

A continuación, el vehículo fue inmovilizado hasta que fue retirado por un familiar, ha informado la Policía Local, a través del servicio de comunicación del Ayuntamiento de Salamanca.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.