Según ha informado la Junta de Andalucía, de las siete personas puestas a disposición judicial el pasado año, cinco estaban relacionadas con incendios forestales y dos con delitos contra la protección de especies y recursos.

Los agentes de la Unidad Adscrita esclarecieron los tres incendios forestales que investigaron durante 2017 en esta provincia, realizaron 1.174 inspecciones y denunciaron a 81 personas, según el balance anual de las actuaciones de este cuerpo dependiente de la Consejería de Justicia e Interior.

En cuanto a las actuaciones contra los vertidos ilegales, los agentes de la Policía andaluza levantaron acta de un total de 48 denuncias por diversas infracciones, con 48 personas implicadas.

El equipo de medio ambiente de la Policía adscrita lleva a cabo otras tareas para la conservación del patrimonio natural de Andalucía, como son la preservación de la flora y la fauna protegida, la vigilancia de un correcto aprovechamiento de los recursos forestales y la persecución de los vertidos u otro tipo de episodios contaminantes.

Para llevar a cabo todas estas labores de seguridad, investigación, prevención y protección del medio ambiente de esta provincia, los agentes recorrieron durante 2017 un total de 41.438 kilómetros, identificaron a 243 personas y controlaron 224 vehículos.

El trabajo que realiza el equipo de medio ambiente de la Unidad de Policía Adscrita se enmarca dentro de la política de coordinación y colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y con el dispositivo del Plan Infoca para la prevención y extinción de incendios, así como con otros cuerpos y fuerzas de seguridad y de emergencia, como la Guardia Civil, la Policía Nacional y las policías locales, bomberos y Protección Civil.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.