En declaraciones a Europa Press, esta mujer, que cuenta ahora con 30 años de edad, ha asegurado que por el cuadro que presentaba era "consciente de todo pero no podía comunicarse", a lo que ha añadido que hubo un momento en el que notó que la "penetraban con un dedo en la vagina", pero pensó que la estaban lavando.

"Me quedé dormida y desperté a las dos horas más o menos, en una pequeña habitación con la puerta abierta, y vi al trasluz a un hombre que luego me di cuenta de que es era el mismo que me había hecho eso, aunque él no sabía que estaba consciente, momento en el que me metió la mano entera en la vagina, me tocó el pecho y comencé e gritar y vinieron varios enfermeros", ha asegurado Marta sobre lo sucedido, según ha adelantado el diario 'Viva Huelva'.

Justo después, según asegura la joven, denunció los hechos siendo citada para el juicio en febrero de 2016, pero se aplazó por falta de intérprete a septiembre de ese mismo, al que acudió embarazada de siete meses, y también se suspendió hasta febrero de 2017.

Tras el mismo, el acusado fue condenado a un año de cárcel y a 5.000 euros de indemnización, una sentencia que recurrió y cuyo juicio definitivo ha sido fechado para el próximo mes de septiembre, tras suspenderse el pasado lunes porque su defensa no pudo acudir.

Consulta aquí más noticias de Huelva.