Abanca ha obtenido en 2017 un resultado neto de 367 millones de euros, un 10% más que en el ejercicio anterior, según ha informado este miércoles la entidad en la presentación de resultados.

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, el consejero delegado, Francisco Botas, y el director general financiero, Alberto de Francisco, han sido los encargados de desgranar los datos de la entidad del pasado ejercicio.

El banco habla de "una mejora consistente y significativa" de los principales indicadores en materia de rentabilidad, calidad del riesgo, solvencia, liquidez y dinamismo comercial, lo que, asegura, le permite cumplir los objetivos estratégicos que se había fijado para el trienio 2014-2017.

El resultado registrado en 2017, según ha destacado Escotet, se ha apoyado en el empuje de los ingresos recurrentes, con un margen básico que ha crecido un 17,6% y en la reducción de activos improductivos, cuyo peso es "solo" el 2,2% del balance, "de los más bajos".

Con un "elevado" nivel de capitalización (ratio 'CET1' del 14,6% y holgura de 1.762 millones sobre los requerimientos), Abanca afronta así las "oportunidades que puedan surgir" en el sector en los próximos ejercicios, según ha indicado su presidente.

También ha resaltado el avance en su modelo de negocio digital, que se traduce en un aumento del 39,1% en el número de interacciones digitales mensuales.

INGRESOS RECURRENTES

Tanto Escotet como Botas han reivindicado la capacidad de generación de rentabilidad, al indicar que las líneas fundamentales de la cuenta de resultados muestran una evolución positiva.

Así, el margen de intereses aumenta un 19,8% y su crecimiento tiene su origen fundamental, de acuerdo con lo que han señalado, en la actividad con clientes minoristas, "cuyo aporte es cada vez mayor a la cuenta de resultados".

Los ingresos por prestación de servicios avanzan un 11,8%, impulsados por la venta de productos "de valor añadido". En concreto, los ingresos por comercialización de fondos, planes y seguros crecen un 20,5%, mientras que los correspondientes a servicios de cobros y pagos lo hacen en un 15,7%. Como resultado, el margen básico, que expresa la capacidad de la entidad para generar ingresos recurrentes, mejora ese 17,6%.

Estas cifras se han visto acompañadas por el avance de la eficiencia, cuya ratio ha registrado una mejora del 13,1%, y evoluciona "acompasada con la productividad". En este sentido, el banco explica que el volumen de negocio minorista por empleado se sitúa "ya" en 15,8 millones de euros.

Las inversiones tecnológicas han sido "claves", según han valorado, en el logro de estas mejoras. En los últimos dos años, la entidad ha invertido más de 150 millones en tecnología.

NEGOCIO CON CLIENTES

En la base del resultado obtenido se sitúa el incremento de la actividad comercial con clientes: el volumen de negocio total ha quedado situado en 65.556 millones de euros.

La concesión de crédito sigue siendo la prioridad de negocio de la entidad. Los créditos a la clientela se han situado, tras crecer un 7,8% anual, en los 27.571 millones.

La concesión de nuevos créditos ha sido "muy dinámica" en el año, según ha resaltado Escotet, al reflejar crecimientos por encima del sector que han permitido ganar cuota de mercado.

Así, las hipotecas de primera vivienda crecen un 17,8%, el crédito al consumo un 54,0% y el volumen de operaciones con pymes y autónomos un 75,2%.

En la misma línea, la captación de recursos de clientes ha aumentado un 6,2% y alcanza los 36.865 millones. Los depósitos minoristas crecen un 2,7%, mientras que los productos "de valor" adquieren "un protagonismo creciente".

Tras registrar un incremento del 27,7% en su comercialización, la cartera de fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro alcanza los 6.127 millones de euros. En el conjunto estatal, de acuerdo con los datos que aporta Abanca, la entidad ha mejorado sus cuotas de mercado tanto en fondos de inversión (+32 puntos básicos) como en planes de pensiones (+7 puntos básicos).

La nueva producción de seguros generales, otra de las fuentes de ingresos "complementarios" de la entidad, ha registrado un incremento del 18,3%, y el banco destaca la evolución de los seguros contratados por empresas.

CALIDAD DEL RIESGO

Por otra parte, Abanca suma catorce trimestres consecutivos de reducción de activos dudosos. La tasa de morosidad registró un descenso del 31% y quedó situada en el 4,7%, 260 puntos básicos por debajo de la media del sector en España.

Si además de los créditos dudosos se tienen en cuenta los activos adjudicados, Abanca se presenta como la segunda entidad española con mejor calidad del activo, con una ratio de "tan solo" el 2,2% de su activo total.

Asimismo, su tasa de cobertura, del 55,3%, está situada por encima de la media del sector. La mayor parte de esta mejora, según Abanca, se ha conseguido a través de "gestión orgánica".

Además, la entidad ha llevado a cabo diferentes operaciones de venta de activos improductivos por importe de 1.900 millones de euros, que se han completado sin deterioro de los niveles de cobertura con resultado positivo.

Por su parte, el coste del riesgo se sitúa en el 0,22%, con un descenso del 12,7% interanual por la mejora de la calidad del activo. Los saldos dudosos se reducen un 28,4% hasta alcanzar los 1.541 millones.

CAPITALIZACIÓN Y LIQUIDEZ

La entidad asegura que presenta uno de los niveles de capitalización más elevados del sector, con una ratio 'CET1' del 14,6% y 1.762 millones de exceso de capital sobre los requerimientos.

El Banco Central Europeo redujo en 0,25 puntos el requerimiento específico de capital 'Pilar 2R' que aplica a todas las entidades en función de su modelo de negocio, gestión del riesgo, adecuación de capital y perfil de liquidez. Al respecto, Escotet ha llamado la atención sobre que solo dos entidades españolas se han visto reconocidos con esta rebaja.

Abanca cumple "también con amplitud" los requisitos de liquidez establecidos por el regulador. La ratio de financiación neta estable 'NSFR' está situada en el 127%, mientras que la de cobertura de liquidez 'LCR' está en el 229%, en ambos casos cumpliendo las exigencias 'Basilea III' para 2018.

La entidad dispone de una posición de liquidez cifrada en 10.522 millones de euros entre activos líquidos y capacidad de emisión de cédulas hipotecarias, lo que le permitiría cubrir casi el doble de sus vencimientos de emisiones.

Por su parte, el consejero delegado ha constatado que Abanca "aplica los créditos fiscales que tiene" y ha llamado la atención sobre la incorporación de 41.000 nuevas nóminas, entre otros números.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

En materia de responsabilidad social, Abanca aportará 11 millones a Afundación para el desarrollo de programas sociales, educativos y culturales.

Calcula, de hecho, que el programa de actividades de envejecimiento activo, educación y cultura de Afundación ha beneficiado en 2017 a casi 1.100.000 gallegos.

En total, el banco ha destinado más de 30 millones a inversión social desde 2014, según ha remarcado Escotet. En 2017 desarrolló acciones en diferentes campos, como el emprendimiento universitario, educación y formación.

También la divulgación de las artes y el fomento de la música como herramienta de educación en valores, así como la protección del medio ambiente, están entre sus prioridades. En este último terreno se inscriben las actuaciones orientadas a paliar los daños causados por los incendios ocurridos en la zona noroeste.

El fomento de los modelos de gestión responsable, objetivo del Foro Abanca Responsable, y el apoyo a 158 clubes deportivos de A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra, son otras de las actuaciones del año.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.