Balance de datos meteorológicos en Galicia
Balance de datos meteorológicos en Galicia Europa Press

El pasado 2017 fue un año "extremadamente cálido" y "muy seco" marcado por la "inestabilidad" y los fenómenos metereológicos adversos en Galicia, según la valoración que ha hecho la secretaria xeral de Calidade Ambiental e Cambio Climático, Cruz Ferreira, sobre los datos recogidos por MeteoGalicia.

Así, según ha asegurado, 2017 se sitúa como el tercer año más cálido en Galicia desde 1981, con una temperatura media de 14,4 grados, igual que la de 2015 y tan solo superada por las de 1997 y 2011.

La temperatura máxima media fue también "especialmente cálida, la más alta de la serie histórica", puesto que este valor superó en 1,3 grados a la máxima habitual. Con respecto a la temperatura media mínima, registró también un aumento de 0,21 grados.

En relación a las precipitaciones, Ferreira ha señalado que "llovió más fuerte pero de forma poco continuada", lo que no significa que haya llovido más, sino "de forma diferente". Así, el total de las precipitaciones se sitúa en los 966 litros por metro cuadrado, un valor un 24% menor al habitual que hace de 2017 el quinto más seco desde 1981.

ENERO "MÁS SECO Y FRÍO"

En la valoración por meses, enero ha estado caracterizado por "cierta estabilidad" caracterizada por más días secos y fríos de lo normal que dejaron una precipitación "muy escasa", un 62% debajo de la media habitual.

Aunque las borrascas de febrero y la "variabilidad" de marzo dejaron, respectivamente, un 62% y un 19% de precipitaciones superiores a lo habitual, respectivamente, las temperaturas los define como dos meses cálidos pero con "oscilaciones muy elevadas".

El mes de abril, contrario a lo habitual, registró "cielos despejados" y temperaturas "muy elevadas" que llegaron a superar los 30 grados, con una media de 2,7 grados más de lo normal. Además, tan solo llovió una media de 2,6 días, lo que deja un 83% menos de precipitaciones con respecto a otros años.

En la misma línea siguieron los primeros días de mayo, un mes que luego se caracterizó por la "alta variabilidad" con oscilaciones "de hasta 10 grados" en las temperaturas del mismo día o de una jornada a otra. Sin embargo, el total de las precipitaciones dejó 10,3 días de media de lluvia, por lo que fue un mes húmedo.

UN VERANO "CÁLIDO" PERO "INESTABLE"

Los meses de verano estuvieron marcados por cielos despejados y días cálidos. En concreto, junio registró temperaturas máximas que superaron los 40 grados y mínimas que no alcanzaron los 20, lo que deja un mes "muy cálido".

En cuanto a julio, Ferreira ha destacado que fue un mes de "cambios bruscos", ya que se dieron varias alertas amarillas por borrascas en los primeros días. Sin embargo, fue un mes seco, con precipitaciones que se redujeron en un 42% de lo habitual.

La "inestabilidad" marcó el mes de agosto, ya que, si bien superó la temperatura media habitual y registró un 20% menos de precipitaciones, registró mínimas "muy bajas". En concreto, en localidades del interior gallego hubo días que los termómetros bajaron de los 0 grados, mientras que los días más cálidos superaron los 40.

"ESCASEZ DE LLUVIAS" EN OCTUBRE

El mes de septiembre se caracterizó por ser "el más frío de los últimos 21 años", con una temperatura media que bajó 1 grado con respecto a lo normal. Sin embargo, "especialmente anómalo" fue el mes de octubre, marcado por anticiclones que dejaron "escasez de lluvias" y temperaturas superiores a los 30 grados.

En este sentido, Ferreira ha destacado como causa de la ola de incendios los vientos "fuertes", el 30% menos de humedad de lo habitual y la temperatura "muy elevada", que dejó una media de 2,4 grados de lo habitual y unas precipitaciones hasta un 69% inferiores.

Con respecto a los últimos meses del año, de noviembre ha destacado que "prácticamente no llovió" pero fue "muy ventoso", mientras que de diciembre ha subrayado las oscilaciones entre anticiclones y períodos de borrascas como 'Ana', los primeros días del mes, o 'Bruno', a partir del 26. Con todo, estos dos últimos fueron meses "ligeramente más fríos de lo normal", ha manifestado Ferreira, con una bajada de la temperatura media de 0,4 grados.

CAMBIO CLIMÁTICO

Preguntada por los periodistas sobre si estos datos de "inestabilidad" indican la incidencia del cambio climático en Galicia, Ferreira ha apuntado que, aunque "a veces no es correcto hacer estas afirmaciones" porque ello depende "de otras variables", el cambio climático "ya está en la Comunidad".

En este sentido, la secretaria xeral ha preferido definir 2017 como un año de "cambio de tendencia", marcado por el aumento de fenómenos adversos y de las noches tropicales y un cambio en la forma de llover.

"Llovió mucho más fuerte pero no de una manera continuada", ha declarado al tiempo que ha subrayado el mes de abril como "muy atípico", ya que tan solo llovió una media de tres días en el territorio gallego.

AÑO HISTÓRICO DE RAYOS

En cuanto al informe de rayos, Ferreira ha revelado que cayeron en Galicia un total de 47.937, lo que convierte a 2017 en el año con más número de rayos desde que se empezó a realizar el estudio.

En concreto, la secretaria xeral ha destacado el día 26 de mayo como día "histórico" en el registro, puesto que cayeron 9.562 rayos en territorio gallego, un 20 por ciento del total anual.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.