Según los concejales del PP, los vecinos del municipio sufren las "graves" consecuencias de esta falta de luz en los espacios públicos, entre ellas una merma de la seguridad.

Por ello, han solicitado que el Consistorio realice una evaluación sobre los actuales sistemas "obsoletos" de alumbrado público con el objetivo de reemplazarlos por otros que incrementen la iluminación en las calles, barrios, plazas y parques del municipio y, al mismo tiempo, se garanticen las políticas de ahorro y eficiencia energética.

Los concejales del partido también han pedido que los servicios técnicos municipales redacten los pliegos de condiciones administrativas, técnicas y particulares para adjudicar la realización de una auditoría energética de las instalaciones de alumbrado público exterior instaladas en la ciudad.

Los 'populares' han explicado que los sistemas de alumbrado público de muchas calles y barrios han quedado ya "obsoletos", tanto en su potencia de iluminación como en sus consumos y eficiencia energética, por lo que "se hace necesario revisarlos para garantizar no sólo mayor calidad de vida y seguridad a los vecinos, sino también para hacerlos más eficientes".

Desde el PP ha señalado que la falta de iluminación se ha convertido en un "problema grave" en la ciudad y han culpado al equipo de gobierno de "no ser conscientes de esta situación", aunque sea "evidente para todo el mundo que hay zonas de Ibiza que se encuentran prácticamente a oscuras".

SOBRE FINANCIACIÓN DE 'EIVISSA CREA'

Por otra parte, el PP también quiere que el Consell de Ibiza aporte, al menos, la misma la contribución económica que realiza el Ayuntamiento a los políticas de ocupación que se llevan a cabo a través del programa 'Eivissa Crea' y, en ningún caso, que ésta sea inferior a los 70.000 euros que ha sido la aportación económica del Consistorio en el último ejercicio.

Según datos de 2016, el 50,73 por ciento de los atendidos en 'Eivissa Crea' eran de fuera del municipio, frente a un 49,27 por ciento de Ibiza.

Frente a estas cifras, el porcentaje que financia el Consell Insular es de un 40,3 por ciento, mientras que la aportación del Ayuntamiento representa el 59,7 por ciento de los gastos.