Juicio contra acusado de abusar sexualmente de su sobrina menor
Juicio contra acusado de abusar sexualmente de su sobrina menor EUROPA PRESS

El acusado de abusar sexualmente de su sobrina menor desde que ésta tenía 10 años hasta los 15 ha negado los hechos por los que, según se ha desvelado este miércoles en el juicio, también está imputado otro tío de la niña pero al que se juzgará a parte.

Y es que la menor, cuando contó los abusos a su pediatra y en sus primeros testimonios, acusaba únicamente a este otro tío, casado con una hermana de su madre y que reside en Londres pero que les visitaba periódicamente en Santander.

Pero en su relato ante el equipo psicosocial, cuyo informe la defensa ha impugnado, la joven empezó a "entremezclar" episodios y en un momento dado dijo otro nombre, el del tío al que se ha juzgado hoy en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria y con el que ella, su madre y su hermano residieron entre 2007 y 2013.

Este hombre, que se enfrenta a una petición de 11 años de prisión por parte de la Fiscalía por un delito de abusos sexuales continuados, ha negado el testimonio de la menos y ha asegurado que "nunca, en ningún momento", ha realizado tocamientos ni mantenido relaciones sexuales con su sobrina.

En el juicio, que ha quedado visto para sentencia, ha insistido en que "nunca" en esos seis año de convivencia ha estado a solas con la niña ya que eran su mujer y su hermana quienes se encargaban del cuidado de los niños y él sólo les veía a la hora de cenar.

También ha señalado que no entiende por qué la menor ha contado algo que "no es cierto" y que la relación entre ambos "no era mala", y ha asegurado que no ha vuelto a tener contacto con ella desde que comenzó la investigación y le impusieron una orden de alejamiento de 100 metros.

"No he tenido ningún contacto ni directo ni indirecto, he evitado toda relación y, además, no he hablado de este tema ni con mi familia porque entiendo que es un tema muy delicado del que no quiero hablar aunque cada uno tendrá su opinión", ha dicho.

A preguntas de su defensa, ha indicado que se enteró de que la menor había mantenido relaciones sexuales con otro de sus tíos, el que reside en Londres, "tiempo después".

LA MADRE NO DECLARA

Precisamente, el juicio contra ese otro tío aún no está señalado pero, en él, la madre de la joven sí ejercerá la acusación particular solicitando una pena de más de 14 años, algo que no ha hecho en el de este miércoles en el que además ha decidido no declarar contra su hermano ni a favor de su hija.

En la vista, han declarado el médico pediatra al que la menor contó los hechos a finales de enero de 2016 y que fue quien interpuso la denuncia. Este especialista ha relatado que la joven acudió sola a la consulta y le dijo que "había sufrido abusos por un tío suyo los días 2 y 3 de enero pero que él ya se había ido a Londres", ha recordado.

A preguntas del fiscal, el médico ha señalado que atendió a la menor en otra ocasión, en diciembre de 2015, porque tenía molestias en sus genitales y, tras realizarle pruebas, tenía "candidiasis vaginal, que es un hongo".

Igualmente, en el juicio han declarado la psicóloga y el trabajador social del equipo psicosocial que entrevistó a la menor y que fueron los que detectaron que había sufrido abusos por dos de sus tío y no sólo por uno.

Tras indicar que el testimonio de la menor es "creíble" y "coherente" según el modelo de evaluación utilizado, han detallado que fue el relato libre que realizó cuando empezó hablando de un tío y después introdujo el nombre del otro de forma "totalmente espontánea", un momento en el que "se paró y dijo que se había equivocado".

Ante ello, el equipo ha manifestado que le animaron a contar lo que le había sucedido y entonces dijo que los abusos sexuales también había sido por parte de este segundo tío pero, mientras lo decía, "tenía un sentimiento de culpa por las repercusiones que su testimonio iba a tener en la familia".

Cuestionados por el número de veces en las que pudieron ocurrir los hechos, estos especialistas han considerado que es "muy impreciso" porque "entremezcla" en el relato lo que ha sucedido con ambos tíos y además se refiere a episodios que comenzaron cuando tenía 10 años hasta 15, que fue cuando se lo contó al médico y se inició todo el proceso judicial.

Frente ese testimonio "libre y espontáneo" del que ha hablado el equipo psicosocial, la mujer del acusado, que sí mantiene relación con su cuñada y su sobrina, ha asegurado que ésta le ha manifestado hace dos días que los hechos no son ciertos pero que los psicólogos "la confundieron y la presionaron" y, cuando se quiso retractar, no la dejaron.

FISCALÍA PIDE 11 AÑOS Y DEFENSA LA LIBRE ABSOLUCIÓN

Tras las declaraciones de testigos y peritos, la Fiscalía ha elevado a definitivas sus conclusiones, en las que pide 11 años y 1 día de prisión, una orden de alejamiento y comunicación de 12 años y libertad vigilada durante ocho años tras quedar en libertad. Además, pide que se le inhabilite durante 15 años para cualquier trabajo que conlleve contacto con menores de edad y que indemnice a la menor en 10.000 euros por el daño moral causado.

El fiscal ha considerado que la declaración de la menor, que ha dicho que se ha roto a llorar en la sala, es la "prueba de cargo" de este caso porque su acusación fue "espontánea" ante el equipo psicosocial y la ha mantenido a pesar de no haber contado hasta ahora con el apoyo de su madre, que ni ha ejercido la acusación particular ni ha declarado en el juicio.

"El relato es claro, directo, posible y totalmente creíble", ha opinado el fiscal porque, "a pesar de la ruptura familiar que ha provocado su testimonio, ella cuenta lo mismo" e insiste en que su tío es para ella "como un padre", que "la crío" y contra quien "no tiene ninguna animadversión".

Frente a esta postura del fiscal, la defensa también ha elevado a definitivas sus conclusiones solicitando la libre absolución del acusado porque, en su opinión, lo que cuenta la menor "no es veraz" y ha puesto en cuestión los abusos por parte de los dos tíos.

Y es que la joven ha sido atendida desde 2009 por los servicios médicos de psiquiatría infantil por su conducta, con mentiras en casa, problemas en el colegio y cometer pequeños hurtos, y también en CAVAS, y "nunca dijo nada" ni "nadie notó lo más mínimo" y, cuando por primera vez lo cuenta, es a su médico de cabecera y sólo le habla de su tío de Londres.

La letrada ha considerado que la joven lo contó esta "historia", que ha tachado de "fábula", después de que su madre le encontrase unas imágenes en el móvil con un compañero y "le dijo que la iba a llevar a hacer pruebas para ver si era virgen".

"Es entonces cuando ella va al médico y empieza con esta fábula, porque es imposible que, tras pasar por psiquiatras y psicólogos varios años mientras supuestamente dos hombres estaban abusando de ella, nadie lo detecta", ha manifestado la abogada de la defensa, para quien con "tantas dudas" de la "credibilidad" de la joven no se puede desvirtuar la presunción de inocencia del acusado.

Unas "dudas" que, ha dicho, no sólo tiene ella sino también el forense, que estaba citado en el juicio pero no ha acudido, en cuyo informe dice que "no es coherente" el testimonio porque habla de una vez, luego de seis o siete, de un tío y de otro, lo que hacer que no se considere "veraz ni real".

Además, al concluir su informe, la abogada defensora ha indicado que la menor ha indicado que tiene la menstruación desde los 11 años y ha dicho que ninguno de sus tíos usaba preservativo cuando abusaba de ella. "¿Cómo es posible que no se quedase embarazada ni una sola vez si los abusos eran continuados y por dos personas?. Una vez puedes tener suerte pero tantas no", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.