Mahón
Mahón CAIB

Pons ha explicado que hasta el momento había instaladas tres estaciones fijas de medida de la calidad del aire en Mahón y, a partir de ahora, la información que ofrecen se complementará con los datos de 72 medidores instalados en 21 puntos que permitirán medir la calidad del aire en Mahón para saber si hay contaminación en la ciudad.

Asimismo, el conseller ha señalado que se medirá concretamente la concentración de dióxido de nitrógeno que proviene del tráfico y de la central térmica.

Pons ha insistido en que el objetivo del Govern es el cambio a gas natural de la central de Mahón y, en esta línea, ha asegurado que los datos que se obtengan durante esta campaña permitirán constatar claramente la incidencia de la actividad de la central.

El responsable autonómico ha recordado que en estos momentos se ha detectado que la información sobre el control de las emisiones de la central no es completa y que así se ha trasladado por parte de la Dirección General de Energía a la Comisión Balear de Medio Ambiente, que será quien decidirá si ha habido algún tipo de incumplimiento.

Los 72 medidores estarán instalados entre cuatro y cinco semanas y las pruebas se repetirán a finales de septiembre o en octubre con el fin de evaluar si hay cambios significativos a lo largo del año y durante la temporada turística.