Según ha informado la Administración autonómica, con esta actuación, financiada al 80 por ciento con fondos europeos Feder, la Junta dota a este municipio cordobés de una adecuada infraestructura para la gestión de las basuras, estando previsto que la nueva instalación ocupe una superficie de 2.000 metros cuadrados y que tenga capacidad para tratar 500 toneladas de residuos al año.

Los trabajos que se van a llevar a cabo para la puesta en marcha de este punto limpio se centrarán en la construcción de muros de contención, caseta de control, nave para almacenamiento de residuos especiales e infraestructuras para saneamiento, abastecimiento de agua y suministro eléctrico, así como en tareas de cerramiento y pavimentación. También se dotará de equipamiento y señalización al punto limpio.

Los puntos limpios son lugares acondicionados convenientemente para la recepción y acopio de residuos domésticos aportados por particulares y que no deben ser depositados en los contenedores habituales situados en la vía pública.

En el caso de Luque tendrá capacidad para gestionar la recogida de muebles y enseres domésticos, chatarras, escombros y restos de obras, tubos fluorescentes, aceites usados de cocina y automoción, pilas y baterías, material de fotografía y radiografías, restos de poda y jardinería, aparatos eléctricos y electrónicos, baterías de automoción, cartuchos de tinta y tóner de impresoras, residuos líquidos (pinturas, disolventes, barnices y tintes), vidrios, papel y cartón, envases y ropas y tejidos.

Para la puesta en marcha de este punto limpio, enmarcado dentro del Plan Director Territorial de Gestión de los Residuos no Peligrosos de Andalucía 2010-2019, la Junta de Andalucía ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Luque, que se encargará de gestionarlo una vez finalicen las obras.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.