Arturo Aliaga
Arturo Aliaga EUROPA PRESS

Aliaga se ha pronunciado así en rueda de prensa, después de que este miércoles se haya conocido que el grupo PSA -propietario de Opel- haya comunicado al Comité de Empresa de que estudia un nuevo emplazamiento para el nuevo modelo del Corsa, así como la paralización de las inversiones en la nave 1 de carrocerías de Figueruelas.

La compañía ha dicho a la representación de los trabajadores que esta planta no optará a nuevos modelos y que está realizando ya un estudio de integración de las dos líneas en una sola en acabado final.

El comité de empresa de Opel España comunicó este martes a la dirección la suspensión de la negociación del convenio colectivo hasta que no se trate sobre cinco puntos que entienden prioritarios: el plan industrial, el contrato de relevo, el regreso de los alrededor de 170 empleados que han abandonado la fábrica en estos meses, un plan de rejuvenecimiento de la plantilla y que las condiciones laborales de los empleados de niveles 6 y 7 estén pactadas y dentro del convenio colectivo.

Aliaga ha lamentado esta situación y ha recordado la "historia de acuerdos entre la dirección de Opel y los trabajadores", que ha sido posible a lo largo del tiempo "gracias a la flexibilidad responsable de unos y otros".

El presidente del PAR ha comentado que desconoce si esta decisión es definitiva o "un anuncio amenazante" en el marco de la negociación, "pero habría que hacer un llamamiento" porque "a lo largo de la historia de Opel en Aragón ha habido un principio y valor como planta, el clima sociolaboral y los acuerdos que se han llevado a buen término".

Esto ha permitido "que hayamos ganado modelos respecto a otras plantas" por lo que "espero que se pueda reconducir la situación" y que ese buen clima "no se rompa ahora", ha dicho Aliaga, que se ha ofrecido para "hablar, respaldar y apoyar" el futuro de esta factoría.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.