Comunidades microbianas
Comunidades microbianas UV

Según ha informado la entidad en un comunicado, es la primera vez que se hace un estudio de estas características en dos localizaciones tan alejadas geográficamente entre sí. En el trabajo, publicado en la revista 'Environmental Microbiology Reports', se utilizan por un lado técnicas de secuenciación del genoma para entender la composición de los microorganismos. Por otro lado, se ha descrito qué microorganismos son cultivables en laboratorio, para posteriores análisis y aplicaciones.

"La semejanza observada en estas comunidades microbianas refuerza un famoso mantra de ecología microbiana de Baas Becking, un conocido microbiólogo de principios del siglo XX, quien decía que todo está en todas partes, pero el entorno selecciona", ha explicado Kristie Tanner, investigadora del I2SysBio y primera firmante del artículo.

En el estudio también han participado, por parte del I2SysBio, Jose Manuel Martí, Esther Molina, Juli Peretó y Manuel Porcar; así como Josabel Belliure del departamento interuniversitario de Ecología de la Universidad de Alcalá, y Mar Fernández del Norwegian Polar Institute de Troms.

En el artículo 'Polar solar panels: Arctic and Antarctic microbiomes display similar taxonomic profiles', el grupo de investigación ha analizado un total de 14 paneles entre enero y mayo de 2017, 3 de la Isla Decepción, 6 de la Isla de Livingston (las dos del Polo Sur) y 5 placas de Troms (Polo Norte).

Troms es el casco urbano más grande de la costa norte de Noruega y se localiza a 350 kilómetros al norte del círculo polar ártico. Presenta un clima subártico. Las Islas Shetland del Sur son un archipiélago de islas situadas al norte de la península antártica.

La temperatura media mensual es entre 23.1 y 21 ºC de marzo a octubre, cuando el mar alrededor de las islas se encierra debido a la presencia de hielo, y ligeramente más tibia de noviembre a febrero, con temperaturas que varían entre 21.7 y 0.5 ºC.

GRUPO DE INVESTIGACIÓN

El grupo de investigación, liderado por Manuel Porcar y localizado en el I2SysBio, centra sus estudios principalmente en ecosistemas que se caracterizan por tener condiciones extremas (desecación, temperaturas extremas, elevada salinidad o presencia de compuestos contaminantes, entre otros).

El objetivo de estos estudios es doble: caracterizar, a través de técnicas de secuenciación, las comunidades que habitan estos ecosistemas extremos y buscar microorganismos que puedan ser de utilidad en determinados procesos industriales o aplicaciones biomédicas por sus capacidades de resistir las condiciones extremas a las que están sometidos.

Son ejemplo de este segundo objetivo los microorganismos productores de carotenoides que protegen de la radiación solar y que viven en ambientes con elevada irradiación o microorganismos degradadores de cafeína que viven en ambientes ricos en este compuesto.

Consulta aquí más noticias de Valencia.