El presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, se reúne este miércoles con candidato a la investidura como presidente de la Generalitat Carles Puigdemont en la sede de la Alianza Libre Europea (ALE), partido europeo que incluye entre otros a ERC.

La reunión se debía celebrar en la sede que la Generalitat tiene en Bruselas pero el Ejecutivo español ha impedido el acceso del expresident y los otros cuatro exconsellers a la sede del Govern en la capital belga. Lo ha explicado en declaraciones a los medios ante la delegación del Govern el portavoz de JxCat en Bruselas, Joan Maria Piqué, que ha criticado que el Gobierno "impida" la reunión.

"El presidente del Parlament, que había convocado la reunión, ha buscado una ubicación alternativa. Esto no es territorio español, es belga, no hay motivo para impedir esta reunión", ha declarado a la prensa Piqué. Nos reservamos el estudio de las acciones legales que puedan ser consecuencia de este veto que es totalmente improcedente e indigno"

La reunión se celebrará a la hora prevista inicialmente, a las 12.00 horas, en la sede de la Alianza Libre Europea (ALE), partido europeo que incluye entre otros a ERC.

"Me han dicho que del Ministerio de Exteriores (español) habían llamado directamente a la delegación para decir que (la oficina) está sometida a tutela y que no autorizaban la celebración de esta reunión", explicó Piqué a los medios.

Según ha detallado, un responsable del Ministerio de Asuntos Exteriores ha llamado a la delegación catalana para comunicar que, "en aplicación del artículo 155, se pueden tomar las medidas que se consideren necesarias sobre todas las dependencias de la Generalitat" y que la reunión no podía celebrarse allí.

"España no les reclama, no les ha reclamado en Bélgica, no les ha reclamado en Dinamarca cuando el desplazamiento del presidente y esto además no es territorio español, es territorio belga, por lo que nosotros nos reservamos el estudio de las acciones legales que puedan ser consecuencia de este veto que es totalmente improcedente e indigno", ha agregado Piqué.

El portavoz de Puigdemont ha dicho que su intención es "hacer notar que el presidente de la Generalitat no es ningún fugado de la Justicia, tampoco los consellers que le acompañan", en referencia a los exconsejeros Clara Ponsatí y Lluís Puig -ambos de JxC- y Meritxell Serret y Toni Comín -ambos de ERC-, también en Bruselas desde hace tres meses. Ha subrayado además que no "tienen causas pendientes con la Justicia".

Todos ellos están imputados por la Justicia española por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos a causa de la declaración unilateral de independencia de Cataluña del pasado 10 de octubre.

El 27 de ese mismo mes, el Gobierno central aplicó el artículo 155 de la Constitución y cerró todas las sedes de la Generalitat fuera de Cataluña salvo la de Madrid y la de Bruselas, que las mantuvo aunque cesó a sus responsables.

Según fuentes soberanistas, Torrent tiene previsto comunicarle a Puigdemont en su cita que tiene la intención de convocar el próximo 30 de enero el pleno de investidura a la Presidencia de la Generalitat, a la que aspira el expresidente.

Según sus planes, el debate de investidura tendrá lugar en una sola sesión y un día antes de que finalice el plazo legal para celebrarla, ya que el reglamento del Parlament establece que debe producirse dentro de los diez días hábiles posteriores a la sesión constitutiva.

Roger Torrent en Bruselas

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha viajado este miércoles a Bruselas para reunirse a las 12 horas con el candidato a la investidura como presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (JxCat), y conocer de primera mano su plan de gobierno y sus planes para ser investido.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, asumirá personalmente el coste del viaje a Bruselas de este miércoles para reunirse con el candidato a la investidura, Carles Puigdemont.

Además de con Puigdemont, Torrent planea encontrarse en la Delegación de la Generalitat en Bruselas con los otros cuatro diputados encausados que están en Bélgica -Meritxell Serret, Toni Comín (ERC), Lluís Puig y Clara Ponsatí (JxCat)-.

El objetivo de Torrent es "poder defender los derechos de los 135 diputados" del Parlament, de los cuales ocho no pueden participar en los plenos: cinco porque están en Bélgica y tres más porque están en prisión. Torrent aspira a tener un diálogo "franco, continuado y tranquilo" tanto con Puigdemont como con el resto de diputados de la Cámara.

El único que puede ser investido

El presidente del Parlament propuso el lunes a Carles Puigdemont como candidato a la investidura tras reunirse con todos los grupos y constatar que es el único que puede cosechar los apoyos necesarios para ser el próximo presidente de la Generalitat.

En la reunión de este miércoles ambos intentarán abordar los detalles de esa investidura, incluida la posibilidad de una eventual sesión telemática, teniendo en cuenta que si Puigdemont regresa a España será detenido.

Puigdemont solicitó la semana pasada poder delegar su voto en otro diputado para poder participar en el pleno, pero este martes ha retirado esta petición para "dejar todas las puertas abiertas" y no descartar su presencia física en el pleno.

CS, PSC y PP, en contra

Cs, el PSC y el PP se han mostrado en contra del desplazamiento de Torrent a Bélgica para ver a Puigdemont y al resto de diputados encausados, y han rechazado la posibilidad de que pague el viaje con fondos públicos.

Torrent ha asumido el coste del desplazamiento a Bruselas personalmente, por lo que no ha hecho uso de fondos del Parlament para su visita a la capital belga.

El presidente de la cámara catalana ya avisó en su primer discurso de que trabajaría para dar voz a todos los diputados del Parlament por igual, así como para garantizar sus derechos como electos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.