La Audiencia Provincial de A Coruña ha condenado a las penas de dos años y cuatro meses de prisión, respectivamente, por los delitos de lesiones agravadas y otro de allanamiento de morada con violencia, a un coruñés por unos hechos que tuvieron su origen en un conflicto familiar en relación a la custodia de un menor.

Por los mismos hechos, se le absuelve de los delitos de coacciones y contra los derechos y deberes familiares y de faltas de lesiones, al igual que a su mujer, mientras que a su hija el tribunal le absuelve de las faltas de lesiones y maltrato objeto de acusación.

El procesado deberá indemnizar a la progenitora, a los abuelos maternos y a otro familiar en cantidades que oscilan entre 15.000 y 300 euros.

La sentencia tiene su origen en un conflicto familiar que empezó cuando la denunciante, madre del menor y su pareja, decidieron entregar la custodia temporal de su hijo pequeño a los tíos paternos de este debido a sus dificultades económicas.

"TRABAS" A LAS VISITAS

Con el ingreso en prisión del padre del niño, en 2009, las relaciones de la madre con los familiares de su pareja "se deterioraron" empezando los primeros a "poner trabas" a la

mujer para ver a su hijo, según recoge el fallo.

Un año después, la madre reclamó la entrega del menor aunque, finalmente

abuelos maternos y tíos paternos acordaron un régimen de visitas, en las que la madre veía al niño. En una de las ocasiones, en junio de 2011, la madre se negó a devolver a su hijo a los tíos paternos.

Ese día, se presentaron en la vivienda de los abuelos maternos el ahora condenado y su mujer e hija, un hecho que desencadenó una discusión y posterior agresión a los abuelos maternos, la progenitora del menor y otro familiar.

Al mismo tiempo y, en un descuido, el tío paterno logró coger al niño del domicilio y llevárselo. Con posterioridad, su hija entregó al niño ante la Guardia Civil. El menor, por dictamen judicial posterior, acabó siendo entregado a sus tíos paternos.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.