Carnaval de las tribus
El primer ministro indio, Narendra Modi, vestido con un traje tribal. Harish Tyagi / EFE

Una joven violada escribió supuestamente una carta con su propia sangre al primer ministro indio, Narendra Modi, en la que le pedía ayuda para que capturen a los dos hombres que abusaron de ella o amenazó con suicidarse.

"La Policía no está haciendo nada contra los acusados porque tienen vínculos influyentes. Están presionando para que se retire el caso, tengo que obtener justicia o me suicidaré", sentenció la joven, según informó hoy la agencia india PTI.

La violación colectiva tuvo lugar supuestamente a comienzos del año pasado en la localidad de Barabanki, en el estado norteño de Uttar Pradesh, y la carta iba dirigida, además de a Modi, al jefe de Gobierno de la región, Yogi Adiyanath, de acuerdo con PTI.

El subinspector de Policía de Barabanki, P.K. Singh, explicó este martes que el pasado 24 de marzo se registró una denuncia contra dos individuos en relación a este caso por cargos de violación, robo, intimidación criminal y causar daño de manera voluntaria.

"Se dictó una orden e intentamos detener a los acusados, pero habían desaparecido", añadió Singh. Sin embargo, el caso dio un giro el 11 de septiembre tras una orden judicial que prohibía el arresto de los fugitivos, lo que no impidió que una semana después la Policía presentara el pliego de cargos contra los acusados, anotó el subinspector de Policía. "El tribunal decidirá los procedimientos a seguir", concluyó Singh, sin aportar más detalles.

La víctima, natural de la localidad de Raebareili, a un centenar de kilómetros al sur de Barabanki, había registrado también ante la Policía en esa ciudad una denuncia por acoso perpetrado a través de la red social Facebook, dijo el adjunto del superintendente de Policía local, Shashi Shekhar Singh.

"La chica se quejó de que alguien había colgado fotos obscenas suyas a través de un perfil falso. El perfil ya ha sido eliminado, pero le hemos pedido a Facebook más información y lo están investigando", aseguró Singh. El agente anotó además que recibieron en comisaría una copia de la carta escrita con sangre, pero no quiso aportar más detalles.

Las violaciones siguen registrándose en la India pese al endurecimiento de las leyes contra las agresiones sexuales después de que una joven universitaria muriese tras ser violada en grupo en un autobús en 2012 en Nueva Delhi, un suceso que conmocionó a la India y trascendió fuera de sus fronteras.

De acuerdo con cifras de la Agencia Nacional de Registro de Delitos de la India (NCRB), en 2016 se produjeron en el país 38.947 violaciones, 2.167 de ellas en grupo. La NCRB reveló además que desde 2015, año en el que se denunciaron 34.651 violaciones en el país, quedaban todavía 16.124 casos de abusos sexuales pendientes de investigación.