Entrevista
Entrevista EUROPA PRESS

"Necesitaba escribir sin los 'vetos' de tiempo que te impone por ejemplo el teatro, del que yo vengo. Sentía que tenía muchas cosas que decir pero sin ninguna restricción y para ello he necesitado dos años porque no siempre un tema aguanta más de 200 páginas. De hecho, mi novela no nació de una temática, sino de un relato corto -convertido en el libro en el quinto capítulo- que sentí que necesitaba crecer y que me ofrecía esas posibilidades", apunta el autor.

En una entrevista concedida a Europa Press, Maroto Negrete reconoce que ha utilizado toda la libertad creativa que le ofrece una novela de más de 200 páginas -que está previsto que vea la luz el próximo mes de marzo- ha posibilitado incluso el uso de distintos géneros literarios en cada capítulo, en los que narra lo que le va ocurriendo a su protagonista cada siete años.

SENCILLEZ EN LA LECTURA

Aunque toda las historias están hilvanadas, su sencillez "que no simpleza" y el hecho de que tengan un principio y un final, permiten al lector la doble posibilidad de leerlo del tirón si se engancha o de forma más pausada para paladear cada una de esas historias que surgieron de la anécdota de una chica a la que atropella un coche, queda con su conductor al día siguiente, pero él nunca llega a aparecer.

Sin embargo, como insiste Miguel Ángel Maroto, ese es el primer capítulo que escribió pero no el primero de la novela ya que al inicio, "y quizá en el relato más surrealista", la protagonista tiene cero años, lo que implica que son más las sensaciones de su vida en el útero, su nacimiento...

"Pero es que quise relatar lo que ocurre en una vida cada siete años porque creo que en ese período pasan muchas cosas y te permite ir viendo la evolución de tu vida. Por ejemplo: 7 niñez, 14 adolescencia, 21 juventud, 28 la edad adulta en la que parece que si no te has casado o no tienes pareja es una vida incompleta... Además de que, como nunca llegamos a conocernos del todo, creo siempre se está a 7 años de conocernos", afirma el escritor ciudadrealeño.

INVITACIÓN A LA REFLEXIÓN

En este sentido, se trata de una novela con mucho mensaje e invitación a la reflexión, de una manera muy natural, sobre lo que es la sociedad actual y cómo muchas veces empuja al individuo a hacer determinadas cosas en determinados plazos para no salirse demasiado de lo preestablecido y terminar siendo 'el bicho raro' en tu entorno y más allá.

"Socialmente siempre he sido muy crítico y creo que en los últimos años estoy implosionando, lo que me lleva a aguantar cada vez menos cosas. Eso lleva a que esta novela, sin perder el humor aunque eso es algo que debe juzgar el lector, incluya mucha crítica social: al tipo de relaciones que establecemos; a que damos por hecho cosas que no; a nuestra a que estamos rodeados de gente que no nos importa pero la incluimos en nuestro círculo cercano, los prejuicios. Son muchas cosas de las que a veces no somos conscientes".

Y ese acercamiento a la realidad, aunque sea a través de la ficción, hace que muchos de los rasgos del autor estén presentes en su personaje -"que es femenino porque me parece mucho más complejo

y, de hecho, los personajes masculinos no salen muy bien parados en general"- pero que tras la suya, la presencia más notable es su madre que, incluso, llega a escribir algo a mano al final del libro "cuando a ella se le rompe el ordenador porque, aunque se sitúa en la década de los cuarenta de los años 2000, es muy tradicional".

DESDE LOS AÑOS 80 AL 2040

Y otra de las características es la evolución temporal del personaje, "que hace que sea muy complicado que esta novela se pudiera llevar al cine aunque no descarto, por ejemplo, algún corto de un capítulo", ya que si bien hay un análisis exhaustivo de las épocas de los 80 y los 90 conectando muy directamente con estas generaciones "si bien creo también puede llegar muy fácilmente a los adolescentes porque la protagonista tiene ese punto que todos tenemos en esa época de querer 'forzar' las cosas para que ocurran como ella quiere".

Esa evolución temporal en doce capítulos ha llevado también al autor a desarrollar importantes dosis de ingenio ya que, mientras que los primeros capítulos están muy bien definidos por los acontecimientos y cultura que él mismo ha vivido en su adolescencia por lo que hay muchas referencias, "llega hasta a haber un concierto de Hombres G por ahí" dice Negrete Maroto sin desvelar demasiado, los últimos se centran más en cómo ve él mismo la evolución de la sociedad.

"Sin querer plantear un futuro exagerado y más propio de las novelas de ciencia ficción, sí que esos saltos temporales me han obligado a 'adelantarme' algo en el tiempo hasta el punto que llegan a aparecer robots en los AVE", indica Maroto Negrete.

Con portada de Antonia Cobo, que fue profesora de la Escuela de Artes de Ciudad Real y ahora está en Córdoba, y editada por Serendipia, en principio el libro en papel se va a comercializar en varias librerías de Ciudad Real así como en algunas de las más importantes de capital de Castilla-La Mancha -Toledo, Cuenca, Albacete y Guadalajara- además de en Madrid y en Amazón, donde aún se plantea la posibilidad de editarse en formato de libro electrónico.

ESCRITOR Y COMPOSITOR MUY POLIFACÉTICO

Aunque esté a punto de presentar su primera novela en poco más de un mes, lo cierto es que si algo caracteriza a Miguel Ángel Maroto Negrete es que es un artista polifacético ya que, de hecho, es compositor, guionista, coreógrafo y director de los musicales 'Lo cerca que estaba del cielo' y 'Superhéroes', ganador este último de tres premios nacionales en el Certamen de teatro musical de Zafra, Badajoz, -actor, actriz y vestuario-, además de estar nominado como mejor director musical, mejor coreógrafo y mejor director.

Maroto Negrete (Ciudad Real, 1978) es profesor de piano, además de licenciado en Historia del Arte -premiado por el mejor expediente académico- y Psicología, y ha pertenecido durante nueve años como barítono al Coro de Cámara Oretania, con el que ganó el primer premio al Mejor Coro Europeo en Verona, Italia.

También ha sido teclista en el grupo de música folk Enea y ha dirigido la gala del Festival de Cine de Ciudad Real en 2016. Actualmente, colabora con el director de cine Gerardo Olivares -'Entrelobos', 'El faro de las orcas'- en los diálogos de su siguiente película, mientras que en 2017 estrenó Fantasmas, su primer trabajo discográfico en solitario. En el futuro, avanza a Europa Press, trabajará con música para niños y no descarta un libro acompañado de un disco.