El cortijo del fraile en obras
El cortijo del fraile en obras EUROPA PRESS/ARCHIVO

La actuación se enmarca en el procedimiento incoado por el organismo a raíz de la queja elevada por las asociaciones conservacionistas 'Amigos del Parque' y 'Amigos de La Alcazaba' que han alertado de la "delicada situación" en la que se encuentran los elementos patrimoniales.

El escrito del Defensor del Pueblo Andaluz, consultado por Europa Press, comunica que ha admitido a trámite la queja e informa de que ha solicitado a la Delegación Territorial de Cultura y Deporte de Almería para que "nos aporte cuanta información disponga sobre lo planteado" por ambos colectivos.

Recuerda, asimismo, que ya ha intervenido en relación con varios de estos BIC a lo largo de los últimos años y alude a los expedientes sobre el Cortijo del Fraile, el Castillo de la Cala de San Pedro, el Castillo-torreón de San Miguel y los yacimientos de salazones de Torregarcía.

Las asociaciones conservacionistas 'Amigos del Parque' y 'Amigos de La Alcazaba' también han reclamado a los grupos políticos con representación en el Parlamento andaluz que promuevan iniciativas destinadas a la conservación y valorización del "rico e importante" legado cultural en los tres términos municipales que abarca -Almería, Níjar y Carboneras- el parque natural y que se remonta del periodo prerrománico hasta la edad moderna, "dejando un patrimonio de castillos, hidráulico, industrial, arquitectónico e inmaterial".

Ambos han advertido de que la mayoría de elementos se encuentra en una "delicada" situación de conservación y de mantenimiento, "siendo la mayoría de propiedad privada, amparados a su suerte, sin que la administración competente, en este caso, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, realice un adecuada tutela de estos elementos, lo que incrementa su deterioro y su abandono".

"PRINCIPALES PROBLEMÁTICAS"

El detallado listado de elementos protegidos con "sus principales problemáticas" recoge que el Castillo-Torreón de San Miguel y el Torreón de Torregarcía, declarados Bien de Interés Cultural (BIC) y propiedad del Ministerio de Medio Ambiente, tienen "graves deficiencias" en sus elementos estructurales y ornamentales, por lo que apuntan a que es "necesaria" una adecuada consolidación "de sus principales elementos y darle algún uso destinado al público".

Sobre yacimiento romano, también en Torregarcía, en este caso BIC con la categoría de sitio arqueológico y propiedad de la Junta, reclaman una mejora del perímetro de seguridad, del cartel señalizador "oxidado" y una limpieza del entorno "lleno de basuras" para darle "algún uso científico".

Respecto al Castillo de San Francisco de Paula, en el Faro de Cabo de Gata, señalan que no cumple con el régimen de apertura al público pese a ser propiedad del Estado y sobre la Torre Vela Blanca, de la que es dueña Fomento, aseguran que tampoco cumpliría el citado régimen, además de tener "graves deficiencias en sus elementos estructurales y ornamentales".

En alusión al Castillo de San Felipe en Los Escullos, lamentan ambos colectivos que, pese a ser propiedad del Ministerio de Medio Ambiente, esté cerrado "actualmente" sin uso social ni cultural y sin una "adecuada" consolidación de sus principales elementos.

Mismas reclamaciones se hacen sobre el Castillo de San Ramón de Rodalquilar, que tampoco cumple con el régimen de apertura al público o la Torre de los Alumbres, mientras que sobre el Cortijo del Fraile, escenario de los hechos que inspiraron la 'Bodas de Sangre' de Federico García Lorca o el 'Puñal de Claveles' de Carmen de Burgos, aboga por la colaboración público-privada para su gestión "cultural y social".

Caso aparte es el del Castillo de San Pedro, localizado en la famosa cala del mismo nombre y de propiedad privada. 'Amigos del parque' y 'Amigos de la Alcazaba' advierten de la necesidad "de actuación urgente" debido al derrumbe de algunos de sus elementos estructurales, al margen de coincidir en deficiencias con los inmuebles anteriormente citados.

Aluden, asimismo, al Castillo de Mesa Roldán y a la Torre del Rayo, ambas propiedad del Ayuntamiento de Carboneras. Sobre el primero alerta de "graves deficiencias" en su conservación mientras que del segundo lamenta que no se cumpla el régimen de visitas al público.

Por último, con respecto al cargadero de mineral de Aguamarga, también BIC y de propiedad privada, demandan la mejora de la "señalización y algunos elementos estructurales como patrimonio industrial" mientras que en el caso del BIC-sitio arqueológico del yacimiento del Barranquete critican que esté "lleno de basura, sin delimitar y expoliado", por lo que sería necesario un "plan integral de recuperación".

Consulta aquí más noticias de Almería.