Los ecologistas pretenden conseguir apoyo para poder reclamar a la empresa hotelera que presente "un proyecto más propio del siglo XXI en una isla declarada Reserva de Biosfera".

Según su opinión, "45 años después de su construcción, las dos torres de dos plantas en primera línea de mar que constituyen el complejo hotelero Milanos-Pingüinos, siguen alterando de manera grave la visión del entorno de Son Bou", han señalado este martes en un comunicado.

En esta línea, han asegurado que los edificios se construyeron antes de las normativas de protección ambiental. "Siempre se había esperado que los edificios quedasen obsoletos para poder reconducir su impacto, pero la compañía ha presentado un proyecto para consolidar de nuevo las dos torres con la misma altura", han lamentado.

Cabe recordar que el GOB ya presentó recientemente un escrito de deficiencias frente al trámite de licencia que debe analizar el Ayuntamiento de Alaior. La organización advertía entonces que el incremento de pisos en las construcciones laterales podría ser contrario a la disposición de la Ley de Turismo y dijo que había pares de los edificios que se hicieron sin licencia.

El escrito del GOB discute también que se pueda cumplir la actual normativa del Código Técnico de la Edificación en relación a las cimentaciones de los edificios.