Omar, un joven sin hogar que viven en el centro Maria Feixa.
Omar, un joven sin hogar que viven en el centro Maria Feixa. ACN

El centro municipal de alojamiento para jóvenes sin hogar Maria Feixa abre sus puertas esta misma semana en el distrito de Ciutat Vella con la intención de acoger a personas de entre 18 y 21 años de edad que se encuentren sin vivienda y en una situación de exclusión social y de grave vulnerabilidad.

Este nuevo recurso municipal pretende dar soporte y hacer un seguimiento socioeducativo de los residentes para conseguir la inserción de estos en la sociedad de manera autónoma y responsable.

El centro Maria Feixa tendrá un total de 21 plazas, de las cuales, cuatro ya están ocupadas a día de hoy. El periodo máximo de acogida es de un año, aunque es ampliable en función de las opciones que estén disponibles en cada momento.

El periodo máximo de acogida está fijado en un año Este equipamiento municipal está gestionado por la Fundació APIP-ACAM, a la que el Ajuntament de Barcelona le ha asignado un presupuesto de 650.000 euros anuales para hacer posible el proyecto. En total,  trabajarán 13 educadores y se cubrirán  los servicios de alojamiento, alimentación, higiene, atención socioeducativa e inserción laboral.

El director del centro, David Vázquez, ha destacado este martes en una atención a los medios la "voluntad de hacer un proceso de inserción". "La idea es que la gente que venga aquí venga de manera voluntaria, que sea mayor de edad y que esté en una situación de vulnerabilidad. Nuestro objetivo es vincular a la persona, conectarla, hacer un plan de trabajo donde ella sea protagonista y queencuentre un espacio con sus necesidades básicas cubiertas, protegido y sobre todo muy conectado".

"Las instituciones están generando el aumento de personas sin techo"

En el último año, el número de personas jóvenes que se han detectado viviendo en la calle ha crecido un 30%. En gran parte, son chicos extutelados provenientes de centros de menores que se ven abocados a vivir "sin un techo" después de que el sistema de protección les haya dejado de dar cobertura.

La segunda teniente de alcaldía dedicada a derechos sociales, Laia Ortiz, ha lamentado este martes en la presentación del centro que "muchos jóvenes que actualmente se encuentran sin hogar vienen de recursos de instituciones,  hecho que demuestra que son las propias instituciones las que están abocando a la gente a la situación límite de vivir en la calle.

"Las propias instituciones están generando sinhogarismo", ha señalado Ortiz, que se ha preguntado como puede ser que sea una institución la que aboque las personas en la calle y ha defiendido que "tendría que haber un seguimiento para que la persona no se acabara encontrando sin hogar".

Omar: "El centro me ha cambiado la vida"La también regidora del Distrito de Sant Andreu ha señalado que el aumento de personas sin hogar en la ciudad se debe a los flujos migratorios crecientes pero también a obstáculos legales de la Ley de Extranjería.

"Es muy difícil la vida en la calle"

Omar, nacido en Argelia, llegó a Cataluña hace 10 meses. Hasta la apertura de este primer centro para personas sin hogar, este joven se había alojado en el Centro de Acogida Residencial de Zona Franca (Barcelona), después de haber vivido prácticamente un mes en la calle debido a su mayoría de edad, que supuso que tuviese que abandonar el centro de menores.

"Es muy difícil la vida en la calle. Duermes en la calle, tienes que vigilar tus papeles, hay ladrones, la gente va borracha..." ha explicado Omar, que paralelamente ha destacado que el nuevo centro le "ha cambiado la vida".

Omar ha asegurado que "hay muchos jóvenes en la calle" y  desea que abran más centros como el Maria Feixa para que las personas no pasen lo mismo que he tenido que pasar él.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.