Carmen Fernández.
Carmen Fernández. EUROPA PRESS

Según ha explicado a través de una nota de prensa, el real decreto que regula la práctica deja abierta la puerta a que las comunidades autónomas puedan solicitar una excepción, algo que, ha señalado, el Gobierno asturiano no habría hecho.

"Es urgente que el Gobierno de Asturias establezca la excepción para que, cumpliendo la normativa, nuestros ganaderos puedan seguir aplicando los purines sobre el territorio de manera ordenada", ha dicho Carmen Fernández, que ha decidido llevar este asunto al parlamento asturiano.

La nueva norma dice que la aplicación de purín en las superficies agrícolas no podrá realizarse mediante sistemas de plato o abanico ni cañones, pudiendo las comunidades autónomas establecer excepciones, atendiendo a las características específicas de las superficies afectadas. Es en estas excepciones en las que, según Carmen Fernández, pueden encajarse los intereses de los profesionales asturiano, por la orografía del Principado y sus sistemas de cultivo, y la edafología, ya que en los terrenos montañosos "es imposible inyectar el purín".

Carmen Fernández ha lamentado la "vagancia" del Gobierno de Asturias y ha dicho que hace peligrar las ayudas de la Política Agrícola Común para 2018.

Consulta aquí más noticias de Asturias.