Steve Reich compuso en 1988 esta pieza para cuarteto y cinta pregrabada. Concebida en tres movimientos sin solución de continuidad, la obra evoca en su primer tercio los viajes en tren -desde Nueva York a Los Ángeles- que el compositor realizó entre 1939 y 1942 para visitar las residencias de sus padres divorciados.

Se trata de un recuerdo vivido como una experiencia infantil emocionante y romántica que contrasta con el segundo movimiento, apasionado, rotundo, distópico y terrible que recrea lo que le podría haber ocurrido a un judío (como él) de haberse encontrado en ese mismo período en Europa: trenes de deportación, sin retorno, a los campos de exterminio nazi.

El último movimiento tiene como referencia el cierre de la etapa bélica, al tiempo que persisten las dudas, las ansiedades y el recuerdo de la devastación y los crímenes del régimen nazi.

La reescritura visual que ha elaborado Beatriz Caravaggio, y que muestra una rica variedad de material de archivo de la época en una pantalla dividida en tres, se sincroniza con la interpretación musical que Kronos Quartet hizo de 'Different Trains' en 1989 y dota a la partitura de una nueva vida.

La videoartista ha realizado un ingente trabajo de selección y reordenación de imágenes sobre la deportación de los judíos, los campos de exterminio y la liberación, filmadas por los propios nazis y más tarde por los aliados.

El resultado final constituye una poderosa narrativa, en la que la figura omnipresente de los trenes recorre desde paisajes naturales hasta mundos urbanos post-bélicos, en un contraste de escenarios que refleja la deriva de los horrores del genocidio.

Construida a partir de un rico material de archivo de la época, el montaje se articula en una pantalla dividida en tres, generando un tríptico de gran riqueza de significados, dinámicas, tránsitos y voces. La película transcurrirá desde la naturaleza y los paisajes hasta la vuelta a grandes ciudades y significativos edificios, un mundo urbano grisáceo posterior a la Segunda Guerra Mundial, tras haber atravesado los horrores del genocidio.

Steve Reich que, además de compositor musical ha realizado también obras de creación multimedia -The Cave (1989-1993)- y coparticipado en obras sonoras acompañadas de piezas videoartísticas, ha hecho una valoración muy positiva de esta videocreación.

La exposición podrá ser visitada hasta al 1 de abril de 2018, siendo la entrada gratuita.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.