Sequía.
Sequía. EUROPA PRESS

Catalunya podría entrar en alerta por sequía en abril, después de estar en prealerta desde septiembre de 2017, ha augurado este lunes el director de la Agencia Catalana del Agua (ACA), Jordi Agustí, que ha añadido que la actual situación de prealerta es "muy resiliente".

"No es la misma situación que hace diez años" --en referencia a la sequía de 2007-- y no se entraría en fases de excepcionalidad como entonces, gracias a acciones estructurales de estos años que permitirán pasar el verano e incluso el otoño sin necesidad de recurrir a trasvases de ríos y barcos, ha dicho en una rueda de prensa.

En el acto en la Conselleria de Territorio de la Generalitat, se ha presentado un acuerdo entre la ACA y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para reutilizar agua de hogares e industrias, devolverla al río Llobregat tras depurarla, y frenar la salinización de los acuíferos.

Actualmente, los embalses están al 44%, después de llegar al 46% en diciembre de 2017 y de entrar en situación de prealerta en septiembre, dentro de un periodo de 18 meses de sequía sobre el que Agustí ha recordado que ocurre cada unos siete años en el clima mediterráneo, y en esta ocasión ha tardado una década.

Este lunes, la plataforma ciudadana Sos Sequía ha alertado de que las previsiones actuales "agravarán la situación de forma preocupante" y podría derivarse en restricciones de agua por la sequía en primavera

Cambio climático

El director de la ACA ha remarcado la necesidad de optar por estas soluciones "estructurales", de proximidad y más sostenibles --la depuradora consume cinco veces menos de electricidad que una desalinizadora-- que den estabilidad, ante el hecho de que el cambio climático agudizará el clima mediterráneo, generando que llueva menos y de forma más imprevisible.

Las instalaciones que darán pie a estas medidas se han ido construyendo desde 2007, y Agustí ha añadido que después de ese periodo en el que se logró un ahorro del 28%, la población de Catalunya integró el ahorro en su consumo, y actualmente, "fuera de la angustia" de entonces, se sitúa en 110 litros de agua al día por habitante.

El vicepresidente del Área de Medio Ambiente de la AMB, Eloi Badia, ha afirmado que "la ciudadanía es muy consciente, ha hecho un esfuerzo" para incorporar un consumo responsable, hasta una cifra que resulta envidiable a nivel europeo, en lo que ha coincidido la secretaria de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Generalitat, Marta Subirà, que ha añadido que se pediría un nuevo esfuerzo en caso de entrar en situación de emergencia.

SOS sequía

Este lunes, la plataforma ciudadana Sos Sequía ha alertado de que las previsiones actuales "agravarán la situación de forma preocupante" y podría derivarse en restricciones de agua por la sequía en primavera, según ha considerado en un comunicado el coordinador de la entidad y divulgador ambiental José Luis Gallego, que ha llamado a la previsión.

Aunque el escenario "no es comparable con el que se vivió en 2008, su relación directa con el cambio climático genera mucha más incertidumbre", por lo que es necesaria una gestión eficaz, actuar con antelación, y recorrer a soluciones como la reutilización del agua regenerada.

El catedrático de Geografía Física de la Universitat de Barcelona (UB) y director del Institut de Recerca de l'Aigua (Idra), Javier Martín-Vide --también coordinador de Sos Sequía--, ha añadido que en Catalunya se proyecta, a mediados de siglo, una reducción de la disponibilidad de recursos hídricos de hasta el 22% en el litoral central --que incluye el área metropolitana--.

En las comarcas interiores, la reducción será del 18,2%, y en las pirenaicas, del 9,4%, ha añadido, como consecuencia del calentamiento global en el Mediterráneo, que provocará "sequías cada vez más redundantes y severas".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.